Huelga en Urbaser

"Esto ya es insoportable, no hay derecho"

  • Los vecinos dan la voz de alarma ante la llamativa acumulación de basura en la vía pública. El comité recoge la documentación del ERE y el Ayuntamiento pide a los trabajadores "que se aprieten el cinturón"

Comentarios 73

 Montañas y montañas de basura. Las barriadas ya sufren los efectos de la dura huelga de recogida de basura y limpieza viaria, que hoy cumple su quinta jornada de paro. Las bolsas se acumulan en la vía pública al encontrarse los contenedores llenos y los vecinos comienzan a dar la voz de alarma ante una situación que se complica cada día. Malos olores y peor imagen son los comentarios que más se escuchan entre los jerezanos, que ven cómo el conflicto lejos de tener una pronta solución, tiene previsión de batir récord. 

Una de las barriadas más afectadas es La Constitución. En esta zona viven alrededor de 500 familias y la acumulación de basura roza lo insoportable. La presidenta vecinal, Inés Castilla, lamentó ayer que “aquí tira la basura muchísima gente y desde el pasado jueves no ha venido ni un camión. Los chiquillos de la barriada ni salen a jugar porque el olor es insoportable. Con sólo pasar por el lado de los contenedores te entra la fatiga de la muerte”. En La Asunción la situación es similar. Los vecinos avisan de que a partir de hoy no quedarán contenedores libres en los que dejar las bolsas, viéndose obligados a depositarlas en plena calle. De hecho, el presidente vecinal, Francisco Soto, apuntó que ya hay problemas, entre otros puntos, en la calle Consolación y en la glorieta Padre Sebastián, donde la basura ocupa parte de la acera. “Por aquí no han pasado a recoger nada y los contenedores que están cerca de los colegios está a punto de rebosar, al igual que los que están junto al centro de salud de la barriada. Esto ya es un caos”, declaró ayer Soto.

En La Plata la situación la calificaron de “crítica”. Los vecinos denunciaron que los contenedores junto al mercado de la barriada no se recogen desde el pasado viernes y el olor a pescado“ya es insoportable. A esto no hay derecho”. Los afectados han empezado a remitir sus quejas a las asociaciones vecinales porque “los servicios mínimos no han pasado por aquí”, declaró el presidente del colectivo, Antonio Ramos. El líder vecinal señaló además que los olores “están llegando al colegio Isabel la Católica y las bolsas de basura, algunas hasta rotas, están a los pies de los negocios”. Uno de los establecimientos afectados es el Bar Parada, que tiene varios contenedores llenos a pocos metros de su terraza. Otro ejemplo de la situación caótica es la calle José de Arce, que cuenta con hasta seis contenedores completos de basura. 

En la zona de Palos Blancos también se han detectado dos puntos “críticos” por la huelga: unos contenedores en la avenida Voltaire y al final de la calle Polar. En esta última vía la situación se ha complicado porque días previos al inicio de la huelga de Urbaser se realizaron unos trabajos de poda, no dando tiempo a recoger los restos de ramas de estas labores.“Se ha acumulado lo de la poda con las bolsas de basura y la verdad es que la imagen es lamentable”, apuntó ayer el presidente vecinal, Jesús Palomo, quien reconoció además que “los vecinos están muy concienciados y están tirando las bolsas bien cerradas. Lo malo es que por aquí hay muchos gatos abandonados y aparecen algunas bolsas rotas”. En la Barriada España los vecinos también están concienciados ante el conflicto y el barrio “afortunadamente se mantiene”. El presidente vecinal, Enrique Pascual, declaró que “sorprendentemente los contenedores no están llenos del todo. Por eso, aparentemente la barriada no sufre los efectos de la huelga como en otros puntos”. Estas barriadas son sólo una pequeña muestra de lo que se vive cada día cuando la ciudad está inmersa en una huelga de basura que malvive con unos escasos servicios mínimos.

Lo peor es que el mensaje que lanzó ayer el comité de empresa de Urbaser no fue nada esperanzador. Los trabajadores recogieron la documentación del ERE que afecta a 125 empleados, de manos de una empresa que dijeron haber encontrado“muy fría”. El presidente del colectivo, Juan Manuel Cazalla, remarcó que “a todos aquellos que no se creían el ERE de Urbaser, pues aquí lo tienen. Nunca hemos mentido, a pesar de que se ha querido difundir que nos estábamos adelantando a los despidos. Señores, aquí ya está el lobo”.El comité tiene previsto reunirse hoy con el gabinete jurídico para empezar a estudiar la documentación y prepararse la próxima reunión que mantendrá con la concesionaria el próximo jueves. 

La recogida de la documentación no fue la única novedad en la jornada de ayer, ya que además el comité anunció que “hemos puesto una denuncia contra el Ayuntamiento porque los servicios mínimos no se están cumpliendo en la zona rural. Por mucho que diga el gobierno local, no se ha limpiado”. Cazalla quiso lanzar un mensaje a los jerezanos reiterando que “nuestra huelga no es sólo por el ERE, es para luchar por el futuro de la ciudad. El  recorte de cinco millones de euros se va a notar en la calle, y no vemos justo que a medida que nos suben los impuestos, nos recorten los servicios”. 

Sobre la evolución del conflicto, la alcaldesa, María José García-Pelayo, se mostró convencida de que existen elementos para alcanzar un acuerdo entre trabajadores y empresa, “pues hay márgenes salariales para realizar un ajuste de forma equilibrada que evitarían tener que llegar a soluciones drásticas”. La regidora señaló que  “al igual que ocurre en la calle, todos nos estamos apretando el cinturón, y los trabajadores de Urbaser también deben de hacerlo”. En cuanto a la postura que mantiene el Ayuntamiento sobre este conflicto, Pelayo dijo que la decisión de aplicar la reducción del coste del servicio de Urbaser es firme y no va a dar marcha atrás, “porque nuestra misión es velar siempre por el bolsillo del ciudadano, garantizando la prestación de unos servicios de calidad”.  

Sobre las incidencias de la cuarta jornada de huelga, el Ayuntamiento denunció “piquetes de la empresa que se han llevado a cabo en el mercado de los lunes rasgando las bolsas y esparciendo el contenido por la zona”. Este suceso fue desmentido por el comité, desde donde remarcaron que “no queremos entrar en estos temas. Aquí lo que debería de hacer más de uno es sentarse y poner de su parte”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios