La instalación se queda casi a oscuras cada noche

Por la noche, cuentan jerezanos que vuelven del trabajo en autobús, "es habitual bajarse a oscuras porque se va la luz y, según dicen, el generador está en desuso y no funciona". En el techo del hall, de los siete focos que deberían iluminarlo tan sólo tres funcionan. El resto están fundidos y para cambiarlos sería necesario meter allí una grúa. Los servicios, aunque limpios, tampoco están bien. No hay papel higiénico y a menos que lleve el jabón consigo no podrá lavarse las manos. A todo esto, el jefe de la estación de autobuses declina hacer cualquier comentario y dar explicaciones a este medio. Ciertamente, es muy difícil explicar semejante desastre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios