En el interior de los 'nuevos' Claustros

  • La inversión ya en marcha de 3,5 millones de los planes E permitirá abrir al público este espacio a finales de 2011

Comentarios 6

Los Claustros del Convento de Santo Domingo son para muchos una de las mejores joyas del patrimonio de la ciudad por su valor cultural, histórico y artístico. Tras su cierre en 1999 y tras distintas remodelaciones a lo largo de los años, este conjunto monumental se ha visto beneficiado recientemente por las subvenciones del conocido 'Plan E', tanto de 2009 como de 2010. La importancia de esta rehabilitación, según consta en el actual proyecto de mejora, es que es una edificación "de singular belleza perteneciente al último gótico, del que no abundan los ejemplos a lo largo de nuestra geografía. Su interés histórico es importante para la ciudad, pues está con ella desde los primeros años de la Reconquista pero, a la vez, es un ejemplo muy temprano de la colaboración entre países europeos". No obstante, las intervenciones que se están llevando a cabo en la actualidad se centran fundamentalmente en un objetivo: que no desaparezca este espacio que demasiados años ha estado cerrado.

Desde el área de conservación del patrimonio municipal reconocen que el grado de deterioro de la edificación, especialmente las cubiertas de la segunda planta, podía llevar en cualquier momento a su desplome, lo que arrastraría consigo la destrucción de las partes más importantes del edificio situadas en la planta baja. De ocurrir esto, se produciría "una pérdida irreparable para el patrimonio arquitectónico europeo".

Así las cosas, el proyecto de rehabilitación de los Claustros (que se está llevando ahora acabo en estos momentos y que finalizará previsiblemente a finales de este año) persigue entre sus objetivos la consolidación estructural; la reconstrucción de la zona derrumbada y la adecuación estética de la edificación. Se trata de una obra que está ejecutando Copisa con un presupuesto 953.349 euros y cuya ejecución se encuentra ya al 85%. En el caso de la restauración de la Sala Profundis también las actuaciones van dirigidas a la consolidación estructural y reconstrucción de zona derrumbada. La obra, que igualmente ejecuta Copisa, tiene un presupuesto de adjudicación de 800.128 euros y está ejecutado en un 85%. Así, está previsto que a finales de este año finalicen ambas intervenciones, que incluyen también la instalación de ascensores para permitir el acceso de todos una vez que reabran los Claustros. Se trata de unas obras que conocen bien los responsables del Área de Conservación de Patrimonio, que dirige Juan Ramón Díaz Pinto, así como sus compañeros Juan Fernández Bernal, Joaquín Rincón y Antonio Joyanes. De hecho, comentan orgullosos como la actual intervención ha permitido sacar a la luz las antiguas celdas o una puerta antigua de la mezquita que habían desaparecido a lo largo de la historia y las reformas.

Ya dentro Plan E de 2010, las siguientes obras previstas darán comienzo en unos meses y se estima que el plazo de ejecución puede ser de 12 meses. El presupuesto total asciende a 1.800.000 euros. Estas mejoras contemplan la consolidación estructural. En concreto, los forjados de viguerías de madera se reforzarán construyendo una losa de hormigón armado sobre el ladrillo por tabla, fijada a la viguería de madera con conectores metálicos. Además, para el refuerzo de las bóvedas, se realizará una losa de hormigón armado, aunque previamente será necesario retirar la solería y el relleno sobre el que se sustenta, realizándola posteriormente sobre un empalomado, según informan desde Urbanismo. Esta rehabilitación incluirá también la reconstrucción de zona derrumbada, ya que los forjados se realizarán de forma similar a los originales, mediante viguería de madera, alfarjías, y ladrillo por tabla. También se reconstruirá con sillares de piedra con un cantero parte de la fachada de la galería sin rehabilitar con idéntica estética al resto del claustro. Por último, los responsables de la obra buscarán la adecuación estética de la edificación, ya que se procurará en la medida de lo posible, recuperar el estado original de la edificación, procediendo a la eliminación de elementos superpuestos. Así, se cegarán los huecos abiertos en época reciente para recuperar los iniciales y se eliminarán edificaciones existentes. Posteriormente se procederá al saneado o sustitución de revestimientos, solerías, carpinterías, cerrajerías y elementos de decoración, con el objeto adecuar la estética de la edificación al carácter del conjunto. Además, unas de las mejoras servirá para recuperar el patio central donde ahora la maleza y multitud de árboles impiden ver el edificio.

El delegado municipal de Urbanismo, Juan Pedro Crisol, recuerda que, cuando se pusieron en marcha los planes E, "una de las primeras instrucciones que me dio la alcaldesa fue la de poner en valor el patrimonio y, la verdad, es que estoy muy satisfecho con los resultados que ya se están viendo en los Claustros". No obstante, el concejal socialista reconoce que "hubiésemos deseado tener más presupuesto, pero los técnicos han adaptado el proyecto a lo que teníamos". Tal como recalca, los responsables del proyecto han hecho un gran trabajo, sobre todo tras las lluvias que asolaron la ciudad el pasado invierno y que provocaron graves daños en los claustros, que obligaron a que "distintas zonas tuvieron que se apuntalados para evitar derrumbes".

Así las cosas, y a la espera de que se ponga en marcha la rehabilitación contemplada en el segundo Plan E, Crisol ya adelanta que estas instalaciones podrán ser visitadas a finales del año que viene porque "el objetivo es que estén listas en el segundo semestre de 2011". Además, el responsable socialista recalca que la alcaldesa, Pilar Sánchez, ya avanzó en el Debate de la Ciudad, la intención del gobierno local de darle a este conjunto monumental un uso singular. No en vano, hasta su cierre hace ahora once años, estas instalaciones habían acogido todo tipo de actos culturales. Por estos motivos y con la intención de recuperar la actividad que albergaba anteriormente, dentro del Plan Proteja también se destinará una partida de unos 120.000 euros para adecuar la parte trasera y permitir por ese espacio la entrada de todo el material necesario para actividades culturales.

Pese a que aún queda más de un año de obras, lo cierto es que poco a poco este espacio va recuperando ya el esplendor de otra época. "Tengo muchísimas ganas como delegado y como jerezano de que los Claustros vuelvan a abrir al público. Es un espacio muy céntrico y de gran valor que, de nuevo, podrá ser utilizado", concluye el delegado de Urbanismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios