El jerez seco y de gama alta marcará tendencia en el Reino Unido en 2018

  • Distribuidores apuntan a un gran año para el sherry en el mercado británico

  • Los nuevos gustos de los jóvenes, la búsqueda de calidad y los bares españoles de tapas animan la vuelta de un clásico

El presidente del Consejo Regulador, Beltrán Domecq, durante una cata reciente de vino de Jerez en Londres. El presidente del Consejo Regulador, Beltrán Domecq, durante una cata reciente de vino de Jerez en Londres.

El presidente del Consejo Regulador, Beltrán Domecq, durante una cata reciente de vino de Jerez en Londres.

Todas las quinielas apuntan a que 2018 será el año del despegue del jerez en Reino Unido. La prensa especializada y los medios generalistas se hacen eco de las opiniones de los distribuidores británicos, que sitúan al sherry entre las bebidas que serán tendencia este año sin discusión alguna.

Minoristas especializados en vino como Majestic, líder del sector con más de 200 tiendas en Reino Unido, dan por hecho no ya el regreso triunfal del sherry, sino la consolidación de su resurgimiento, que en el caso de este último operador viene avalado por un crecimiento de las ventas en el último año del 25%.

La venta de Sherry en el minorista Majestic sube un 25% y se dispara un 71% en las gamas altas

Los sondeos de los principales operadores del sector de las bebidas constatan el creciente interés de los británicos por los vinos fortificados en general -Majestic también registró un aumento del 18% en las ventas de oporto del último ejercicio-, si bien el sherry tiene a su favor el rejuvenecimiento de sus consumidores, pues cada vez es más habitual ver a jóvenes de entre veinte y treinta años con una copa de jerez, que hasta no hace mucho lo identificaban como el vino dulce de las abuelas.

Los nuevos consumidores de sherry se inclinan por los tipos secos, los jereces tradicionales encabezados por el fino y la manzanilla, acompañados por el amontillado y el palo cortado, cuyo consumo se ve espoleado por la eclosión del tapeo en Reino Unido a través de los bares españoles y los 'Sherry Bar'.

Algunas publicaciones británicas como The Guardian, Spectator o Sun coinciden en señalar en sus páginas que aunque la vuelta del sherry ha sido pregonada con anterioridad en reiteradas ocasiones sin que llegara a cuajar, ahora se percibe el cambio de tendencia, que se relaciona con la búsqueda de vinos de alta calidad y los nuevos gustos de los jóvenes.

Ciertamente, las gamas altas de sherry son las que mejor evolución presentan en los últimos tiempos. En el caso del minorista Majestic, cuya política comercial huye de los salvajes descuentos que ofrecen las grandes cadenas, los jereces premium en el rango de entre 15 y 20 libras esterlinas la botella cerraron el último año con un repunte del 71%.

La compañía destaca el fuerte tirón de los tipos secos, que ganan popularidad tanto por la proliferación de restaurantes españoles como por su versatilidad en la elaboración de cócteles, desde el clásico Rebujito a combinaciones modernas, lo que ha contribuido a poner freno a largas décadas de caída del sherry en Reino Unido, donde el jerez alcanzó su máximo esplendor a finales de los setenta.

Según el director ejecutivo de Majestic Wine, en declaraciones recientes publicadas por diversos medios, "son los estilos secos, más elegantes, los que van bien".

Reino Unido y España serán los principales ejes o 'ciudades escaparate' los próximos años de la promoción genérica del jerez, que tiene depositadas muchas esperanzas en el mercado británico, donde el último año se vendieron del orden de 10 millones de litros, menos de la mitad de los 22 millones de litros con los que se cerró el ejercicio de 2005.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios