Una jerezana, a la caza y captura de las últimas tendencias de moda

  • María Arcas trabaja en Madrid para una empresa de investigación de mercados

La jerezana María Arcas lleva cinco años ejerciendo de 'coolhunter', una profesión muy en boga últimamente. Para los profanos en el inglés la traducción es la de 'cazador de tendencias', es decir, aquellos que informan a grandes empresas de qué se va a llevar cada temporada para que cada una de ellas sepa cómo organizar su campaña de publicidad para el verano en el caso de un refresco, por ejemplo, o para la oferta de ocio en general incluso en las firmas de catering.

Un ejemplo gráfico que se puede venir a la mente es el rastreador indio que siempre iba por delante y avisaba según veía, de lo que iba a ocurrir. Pues bien, ésa es la misión de la que se encarga esta jerezana que lleva afincada en Madrid desde hace catorce años, ya que fue ahí donde cursó la carrera de Periodismo y un máster de dos años en la agencia EFE. Arcas Ruiz trabaja para la empresa de investigación Advira y a los estudios de mercado tradicionales entre consumidores (encuestas telefónicas, en la calle, pruebas) se unen los informes de los 'coolhunters' que deben empaparse de revistas de moda e ir a pasarelas para estar pendiente de qué se va a llevar. "Todos los años voy a la pasarela de Milán y por supuesto a la de Cibeles para ver por dónde respiran los diseñadores. Suelen coincidir en algunas cosas. Este verano se van a llevar mucho las bermudas para chica y los colores violeta y gris. En cuanto a los zapatos, los de plataforma de madera".

Su especialidad, como se ve, es la moda, pero esos informes también se realizan de sectores tan diferentes como ocio, música, 'packaging' o embalaje, publicidad o incluso nuevas webs. Esos informes se hacen con periodicidad quincenal o mensual, dependiendo de la empresa que lo encargue. "Por ejemplo, si se quiere hacer un anuncio para el verano de una bebida, hay que estar atento a factores como el tipo de canción, el artista que puede estar triunfando o los estampados que se pueden llevar", comenta.

Para esta jerezana, quienes siempre quieren estar a la última "lo hacen para participar de la novedad y no quedarse atrás. Una cosa es verdad, hasta ahora nunca ha habido tanta oferta de diseñadores o de cadenas de textil para poder elegir entre tallas, colores, largos y estampados". Tampoco pasa por alto los cambios en la climatología. Esta profesional apunta que ya no hay sólo ropa de invierno o de verano, "sino que se ha perdido la estacionalidad, lo mismo que la ropa de día y de noche. Ahora el negro se usa para todo, por ejemplo", explica.

Arcas define al español y al jerezano en particular como muy clásico a la hora de vestir. "Jerez se mira en la moda clásica inglesa. De hecho, hay un color que se llama verde jerez precisamente porque se vende mucho aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios