El ladrillo no entiende de cosechas

  • El precio de la tierra en la zona se encarece un 14%, pero se mantiene a la cola en Andalucía · El coste medio de la hectárea ronda ya los 16.000 euros y el pastizal es el que más se revaloriza por la especulación

El precio medio de la tierra, uno de los aspectos fundamentales para valorar la actividad agraria, se situó en el año 2006 en la provincia y en la campiña de Jerez ligeramente por encima de los 16.000 euros la hectárea, lo que supone un incremento interanual del 14,42 por ciento, el doble del registrado en 2005 (7,41%). Pese al significativo avance respecto al año anterior, la provincia se mantiene a la cola de Andalucía en la valoración de las tierras de labor y otros aprovechamientos agrarios a escasa distancia de Granada, que cierra el listado regional con 15.997 euros la hectárea.

En la valoración de la tierra, un factor que en muchas ocasiones se adquiere con fines especulativos, intervienen multitud de elementos a la hora de estimar su precio real, como la cercanía a zonas urbanas y costeras, el tipo de tierra y el producto que se cultiva. La Encuesta de Precios de la Tierra, que elabora el Ministerio de Agricultura, mide la evolución de los precios medios de la tierra agraria atendiendo a los usos más significativos, pero sin tener en cuenta los posibles usos alternativos de dichas superficies, lo que evidenciaría otros resultados.

A tenor de esta encuesta, y según refleja el Informe anual del sector agrario en Andalucía de 2006 que elabora Analistas Económicos de Andalucía -sociedad de estudios del Grupo Unicaja-, el valor más alto en el conjunto de la provincia se corresponde con las tierras de labor de regadío, cuya cotización rebasa los 32.700 euros (+12,3%). En la comarca jerezana y parte de la Sierra destaca igualmente la valoración del viñedo de transformación, con un precio estimado de 25.600 euros por hectárea y un aumento algo más moderado, del 11,5 por ciento.

En términos relativos, el incremento fue algo más elevado en las tierras destinadas a aprovechamiento que a las destinadas a cultivos, las que ocupan la mayor extensión con más del 80% de la superficie agraria provincial. Entre las tierras de labor predomina con diferencia el secano, que alcanzaron una subida interanual del 14,53% y un precio medio de 18.500 euros.

Al igual que a las tierras que tradicionalmente se dedicaban a cultivos menos productivos se han incorporado otras producciones más rentables, en muchos otros casos se cambia el uso para destinarlas a otras actividades distintas de la agricultura, lo que explica en parte el repunte del precio.

Este encarecimiento de las tierras se hace especialmente palpable en los pastizales, las superficies de menor precio pero cuya compra está cada vez más ligada a inversiones inmobiliarias, especialmente con fines de ocio y recreo en las cercanías de zonas turísticas. En el caso de la provincia, el pastizal registró el año pasado el mayor avance relativo con un aumento de precios del 14,67% y una cotización final de 8.207 euros, la más alta de Andalucía junto con la de Almería.

Las tierras almerienses, precisamente, mantiene con diferencia el precio más alto de Andalucía con un valor medio de 39.900 euros y un incremento respecto al año anterior del 29,49%, en ambos casos el doble del resultado registrado en la provincia.

Los precios de la tierra en la provincia se mantienen, también, muy por debajo de la media andaluza, que para el año 2006 se estima en 20.433 euros por hectáreas frente a los 16.000 del campo gaditano, que sin embargo logró un avance muy similar el año pasado, con apenas una décima menos que la subida media de la región, que se situó en 14,53%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios