El mapa de las ruinas que nunca acaba

  • La crisis provocó que muchos espacios hayan quedado abandonados por los promotores

  • Desde Urbanismo dicen que "se trabaja para dar soluciones"

Las consecuencias de la crisis se han sentido en muchos aspectos de la ciudad. El desempleo o la falta de liquidez del Ayuntamiento son algunas de las más importantes. Otra de las que no pasan desapercibidas es la situación del desarrollo urbano de la ciudad. El mapa cuenta con infinidad de parcelas en las que estaba previsto levantar urbanizaciones o edificios de todo tipo en los que hoy quedan simples carteles de futura construcción. En los peores casos, las obras ya iniciadas se vieron paralizadas y sumidas en el abandono. El caso más claro es el del fallido Palacio de Congresos de la Circunvalación, junto al hospital. Y no son menos los casos de edificios cuyo destino ha quedado en manos de los vándalos, de los saqueadores, siendo un claro ejemplo el antiguo hotel Palmera Plaza, convertido en una enorme selva de matojos en el centro de la ciudad donde los amigos de lo ajeno se han llevado hasta el último objeto con posibilidad de ser vendido en desguaces.

No menos importante es la gran nave de la calle Marqués de Cádiz que fue en su día Jerez Industrial, una de las mayores empresas de la ciudad. "Es una auténtica pena que esté hoy así, se perdieron muchos puestos de trabajo y está aquello abandonado", lamenta Manuel Cazorla, perteneciente a la federación de vecinos 'Solidaridad'. En esta zona se ha denunciado en más de una ocasión la problemática del trapicheo de drogas. "Por las mañanas se ve alguna vez gente saliendo de ahí temprano, entran a dormir probablemente. Ha habido algún robo en viviendas, pero por lo general no pasan de pedir algún cigarrito o un euro", cuentan algunos vecinos de Marqués de Cádiz.

"No paramos de mandar comunicaciones a los dueños de los terrenos", dice Francisco Camas

Desde Urbanismo aseguran que existe el compromiso de ir solucionando esta situación poco a poco. "En el Ayuntamiento estamos trabajando mucho en este sentido, cosas que no se ven. No paramos de mandar comunicaciones a los propietarios para que pongan solución", señala el delegado de Urbanismo, Francisco Camas. "A menudo se trata de sociedades en concurso de acreedores. Muchas veces no hay nadie que coja el teléfono y por estar el asunto de la titularidad en los juzgados es todo mucho más complejo. Venimos de una coyuntura económica en la que ha habido muchas quiebras de promotores".

La imposibilidad de llevar a cabo inversiones públicas ha provocado el abandono de otros edificios, como el de las antiguas bodegas Díez Mérito, de titularidad municipal pero cedidas a la Junta de Andalucía para que algún día alberguen un centro de salud.

El Ayuntamiento es consciente de que en cualquier caso, ya sea de titularidad pública o privada, el hecho de que un inmueble esté abandonado en la ciudad le convierte en responsable subsidiario. "Cuando se retiraron las grúas del Palacio de Congresos estamos hablando del resultado de un trabajo en el que estamos inmersos. Son muchísimas obras abandonadas las que hay en la ciudad pero estamos en esa línea", indica Camas.

Esta semana, una denuncia hecha a través de las redes sociales por el concejal de Ciudadanos Mario Rosado volvió a sacar a la luz pública la situación de una urbanización fallida en la calle Armas de Santiago. Cazorla insiste en un edificio a medio construir de características similares al citado en la zona de La Marquesa. Se trata de la urbanización Pinar de Mirabal, "que la fue a construir Rochdale y ha acabado siendo un sitio de trapicheo. Desde Solidaridad hemos insistido al anterior gobierno local y al actual para que acabe con el peligro que supone. Hay un instituto cerca y los jóvenes van por allí a la hora del recreo y a otras horas y llegan hasta el final de la zona. Se ven pintadas por todas partes... Esto no puede seguir así en esta ciudad", remacha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios