El misterio de La Sagrada Cena no estará en la procesión del Corpus

  • El estado del paso obliga a esta decisión. Su restauración se decidirá el día 23

La celebración del Corpus de este año tendrá finalmente la ausencia de La Cena. La hermandad ha adoptado la decisión por el estado en el que se encuentra el paso. La cofradía, que tiene la intención de restaurarlo para lo que convocará un cabildo el próximo día 23, quiere limitar al máximo sus salidas a la calle excepto el Lunes Santo, haciendo caso del informe del restaurador Francisco Bazán que ofrece un diagnóstico nada alentador. También se ha descartado la opción de que el Señor saliera sólo y en otro paso. A todo lo anterior, el hermano mayor, Daniel Pérez, añade que en la corporación existe cierto 'cansancio' por la casi permanente presencia del misterio en la procesión que parte desde el primer templo de la ciudad.

Así las cosas, la procesión eucarística pierde su principal ingrediente cofrade y sin duda el foco de atracción que suponía la presencia de este impresionante misterio cuya repercusión iba más allá de la procesión para alargar la jornada con el regreso a San Marcos. Fue en la noche del martes cuando el hermano mayor de la cofradía, Daniel Pérez, y el presidente del Consejo, Manuel Muñoz Natera, mantuvieron la reunión en la que se acordó este asunto.

La restauración del paso es objetivo primordial para la actual junta de gobierno pero para el que falta el paso decisivo de acometerla, algo que no resulta fácil ni barato. Todo se decidirá el día 23 de este mes cuando los hermanos conozcan el proyecto presentado por Francisco Bazán que es el que definitivamente acometerá el trabajo si se aprueba el mismo. La talla de Castillo Lastrucci precisa de una intervención integral y experta en todo su conjunto. Se persigue un trabajo exquisito y muy 'científico' dirigido por profesionales con experiencia contrastada.

El objetivo es comenzar la intervención en el mes de octubre o noviembre siempre que la comisión dedicada a la financiación busque fondos suficientes para iniciarla. Tendrá que ser así porque se desestima la opción de aplazar el inicio por la apretada agenda de trabajo del restaurador además del incremento en costes que implicaría. Evidentemente surge un segundo problema, cómo salir en Semana Santa. La intervención no estaría concluida para entonces por lo que se estudia la búsqueda de unas andas para el Lunes Santo aunque no se descarta que le Señor salga solo si hay dificultades para encontrar un paso con las dimensiones precisas para todo el misterio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios