Jerez

Los misteriosos viajes de la alcaldesa

  • Cada vez que Pilar Sánchez realiza una visita oficial al extranjero se disparan las especulaciones porque en ocasiones incluso ni sus más estrechos colaboradores saben a ciencia cierta de su paradero

Comentarios 40

Algunos viajes de la alcaldesa, Pilar Sánchez, en representación del Ayuntamiento, son como los agujeros negros: un verdadero misterio, incluso para sus colaboradores más estrechos. A veces, ni los miembros de su partido y de su equipo de gobierno saben a ciencia cierta quién le acompaña, adónde y a qué. Y el problema añadido cuando ella decide salir de Jerez por unos días -al menos en un par de ocasiones así ha sucedido- es que en su ausencia ocurren hechos, sean inundaciones o trágicos sucesos, que requieren su presencia o una explicación convincente que aclare su paredero.

En lugar de esto último, en más de una ocasión sus colaboradores más estrechos quedan en evidencia porque, sin saber dónde está, la sitúan, por ejemplo, "trabajando en Madrid por asuntos muy importantes para la ciudad", aunque la realidad sea bien distinta, porque ni esté en Madrid ni esté gestionando proyectos. Sin ir más lejos, en septiembre pasado allí la ubicaron y la alcaldesa se encontraba en Cádiz. ¿Qué necesidad había de ocultar la verdad y al tiempo fabricar excusas? Sigue siendo un enigma que depara no pocas intrigas en Consistorio.

El viaje en estos días a China, con motivo del Foro Mundial de las Ciudades Turísticas, ha vuelto a disparar los rumores y a mosquear a la oposición, sobre todo, porque se ha marchado una semana con Juan Carlos Jiménez, el jefe del gabinete de Alcaldía, y no con algún cargo político o al menos técnico ligado al turismo, que estuviese mejor preparado para aprovechar tamaña ocasión de vender las excelencias de la ciudad.

Pero sus polémicos viajes -por la falta de transparencia- vienen de lejos, empezando por el crucero que realizó en privado por el Báltico, en verano de 2005, desde el punto y hora en que no delegó en nadie. Poco después viajó hasta Japón con motivo de la Expo de Aichi, en agosto de 2005. El propio Pedro Pacheco, entonces su socio de gobierno y líder del PSA, se preguntó por "la financiación" del viaje -lo mismo hizo el PP- y se mostró molesto porque no se invitó a ningún andalucista. La alcaldesa le replicó tajante: "Hemos ido a vender Jerez y no ladrillos, por esto ha ido el delegado de Promoción (Francisco Lebrero)", quien por cierto no ha viajado a China. Ella garantizó que el viaje corría a cuenta de un convenio entre Cajasol y la Junta poco después de que el presidente Chaves asegurara que cada alcalde estuvo en Japón por su cuenta.

En el otoño de 2006, e invitada por Ikea, la regidora viajó hasta Suecia para conocer las instalaciones de la multinacional. Pacheco, en esta ocasión, llegó a mofarse de los objetivos de su viaje, pero lo que en realidad le contrarió fue que nuevamente no pudo ejercer como alcalde en funciones, puesto que ella no delegó su rúbrica en el primer teniente de alcalde jamás, algo que según el PSA habría sido lo aconsejable para no dejar al Ayuntamiento sin firma autorizada.

En marzo del año pasado, Sánchez estuvo en Bruselas junto con otros representantes de ayuntamientos de la Bahía para intentar defender los intereses de los trabajadores de Delphi. También se marchó escoltada por Jiménez, y Pacheco, sin pelos en la lengua, dijo lo siguiente: "Ella se coló en la reunión con su bodyguard (guardaespaldas). ¿Os acordáis de la canción de Whitney Houston? Invitó a la portavoz de Delphi de Jerez y ésta pudo comer y vivir allí gracias a los alcaldes de la zona, que la atendieron. Y cuando esta señora hizo una foto de la comitiva, el bodyguard (Juan Carlos Jiménez) se lanzó sobre ella, le arrancó la máquina y le borró la foto. Bochornoso". En Bruselas también estuvo en abril de 2005 porque se dedicó la Feria a la UE. E igualmente arreciaron las críticas de PP y PSA porque, a su juicio, no se le sacó partido al asunto.

Con Pacheco ya fuera de la escena, las intrigas se multiplicaron en septiembre pasado. La alcaldesa se ausentó de la ciudad sin anunciar dónde, al tiempo que una tromba de agua inundó media ciudad. Nada tendría de particular si no fuese porque a la vez que sus delegados la situaban "en Madrid trabajando por asuntos importantes" se descubría que se encontraba en una clínica privada gaditana, según denunció el PP, el mismo día que fallecieron dos empleados de Verinsur. Es obvio que su equipo no lo sabía.

El último Viernes de Dolores sucedió algo parecido: suspendió varios actos argumentando que se encontraba en Londres, pero ella misma dijo finalmente que no podría estar en la capital londinense para contemplar el estreno internacional del espectáculo 'Viva Jerez' por culpa de un fuerte catarro que le impidió viajar. Ni en su entorno más próximo logran hoy aclarar dónde estuvo: ¿en Londres o en Jerez? A sus más cercanos les indicó lo primero y sin embargo no acudió al estreno. También circula la teoría de que viajó, pero que regresó de repente. Lo fijo es que no estuvo, por ejemplo, en la Carrera Oficial el Domingo de Ramos, casi a la misma hora en que otro triste suceso empañara la actualidad: la muerte de un matrimonio y su hijo en San Telmo. Si estuvo enferma, ¿por qué a tantas personas les hizo saber que estaba en Londres? Y si no pudo ir, ¿por qué no le pidió a la delegada de Cultura, Dolores Barroso, que fuese en su nombre? A la postre, nadie del gobierno local arropó a los artistas en el Flamenco Festival 08. ¿Pero por qué tanto misterio?

El viaje a China no se anunció hasta el pasado viernes por la tarde con una escueta nota de prensa. La alcaldesa y su jefe de gabinete partieron horas después de hacerse público el mismo, a pesar de que no era hasta ayer jueves cuando se iniciaba la agenda oficial de actos y le tocaba intervenir a ella en el Foro.

A juicio de la oposición, otro viaje que vuelve a estar rodeado de incógnitas. En primer lugar, porque se ha marchado junto con el jefe de gabinete, antes escolta de Alcaldía, y no con un técnico de Turismo. En esta ocasión tampoco desde el Ayuntamiento nadie ha sabido concretar oficialmente quién o quiénes le acompañaban. "Cualquier viaje oficial de la Familia Real es más transparente que los que realiza la alcaldesa", comentó a este medio un líder de la oposición. Visto lo visto, es más partidaria de rodearlo todo de un oscurantismo inusual antes que de exponer su gestión con luz y taquígrafos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios