Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

El mosto, el sabor de la tradición

  • El puente de diciembre es la fecha que pone en el primer puesto de la parrilla de salida a los jerezanos para hacer la ruta del mosto; bandera roja para pasar una jornada entre vino y lebrillos de ajo campero

Comentarios 1

Sabor a tierra y a tradición. Olor a raíces de la cultura jerezana y a tierra recién labrada. Con el puente de la Constitución llega a nuestro paladar el mosto, y con cada trago de este 'elixir' de la tierra se rememora recuerdos con la familia y amigos. Como un anticipo de los encuentros con los parientes en las fechas claves del mes de diciembre, la reunión en torno al mosto se convierte más en un ritual que en una simple comida de domingo.

En los primeros días del mes de la Navidad los mostos abren sus puertas a los amantes de este zumo de uva. Vino que no puede aparecer solo en la mesa ya que, como pareja formal, va acompañado de un buen ajo campero. Comida de los jornaleros y bebida de trabajadores. Durante los minutos de descanso de la jornada, estas fuentes de tradición daban la cara. Así es como lo recuerda Álvaro Ojeda, que copa en mano, reconoce que "hay que venir a los sitios donde te reencuentras con la historia de Jerez. Cuando las personas que trabajaban en el campo tomaban su descanso disfrutando del mosto y de unas buenas papas aliñás". No es la primera vez que ha sido testigo de estas citas, pero su acompañante es 'virgen' en esta costumbre. Natalia Rojas está segura que ésta no será la última vez que visite los mostos. "Me ha encantado tanto el mosto como el ajo porque me recuerda mucho al que hace mi abuela. Para el año que viene volveré, pero no vendré sola sino que me traeré a mis padres", declara Natalia. La venta El Corregidor Viejo es una de las paradas indiscutibles durante la 'Ruta del mosto'. Luis Monje, encargado del establecimiento, reconoce que este año "el mosto está bueno pero las temperaturas no han acompañado mucho para que se califique de perfecto, porque este vino necesita temperaturas frías. Aun así, la gente viene desde noviembre pidiéndolo". Sin duda el plato preferido, además del ajo son, según Monje, "guisos como la berza y también se pide mucho chacina y diferentes aliños".

Hay un rincón de la campiña jerezana al que denominan 'El Cerro del Arte', que no se olvida desde el momento que pones el pie en él. Los más entendidos dicen que allí es donde está el mejor mosto de la comarca. Vino que se conjuga a las mil maravillas con el buen cante. Los piques van levantando la voz de los más puros del campo que ven como la tradición de la tierra se va 'escondiendo' bajo los nuevos principios de la cocina de vanguardia.

Antonio es el "culpable de que quien beba este mosto todos los años vuelva", declara su amigo Andrés que con versos cita la amistad que les une. Lo peculiar de este lugar es que la gente no va con las manos vacías, sino que Antonio pone el mosto y ellos la comida. Por este motivo, todos los que se reúnen en la mesa de este jerezano, cuyas manos reflejan el costoso trabajo del campo, son amigos de la familia. En 'El Cerro del Arte' no hay extraño y el que se pase con el vino y se ponga un poco tonto es 'invitado' por los presentes a que se despida del Cerro. "Estos días me siento muy bien porque vienen los que me quieren", recalca Antonio, quien entre fandangos y poesía pasa las horas disfrutando de estos días como si fueran los últimos. "¿Qué le echas al mosto Antonio?, aquí hay arte y lo demás son tonterías", dicen algunos mientras que, con una sonrisa de oreja a oreja, gritan a los cuatro vientos que es el mejor que han probado.

Ya no sólo sirve la bandera roja para señalar que hay mosto en la despensa. El boca a boca y el buen hacer en el campo son ingredientes para que sitios como 'El Cerro del Arte' se conviertan en puntos de encuentros en esta ruta de los amantes del vino. Con el sol reflejándose en la copa, los jerezanos saben que en estas fechas el primer capricho que se pueden permitir es sentarse a disfrutar del primer regalo de Reyes que nos anticipa la tradición de la tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios