"Estos muebles son de Jerez por los cuatro costados"

  • Manué de Mané’ traslada estos días su tienda del Zoco de Artesanos a El Alcázar

Comentarios 1

Manuel José Ramos viene a ser el nombre que le aparece en el DNI a ‘Manué de Mané’. Este joven artesano jerezano de 37 años, de etnia gitana, asegura que parte de las diferentes facetas artísticas que explotó su familia a lo largo de los años se han reunido en él para hacer lo que más le gusta: muebles bodegueros. Su abuelo era un hombre que derrochaba gracia en el ejercicio de la nada fácil profesión de corredor y de ese contacto diario con la gente él dice que algo se le ha quedado.

—¿Con que usted hace muebles bodegueros?

—Pues sí, y además son unos muebles con mucho tirón. Yo cojo los barriles de las bodegas y los reaprovecho, tanto la madera como el herraje. Y con todo ello hago mis productos.

—¿Y cuáles son si puede saberse?

—Son mesas con cubiteras integradas para degustar los vinos de nuestra tierra a su temperatura exacta, es lo que algunas personas han dado en llamar muebles ‘inteligentes’. Además hago portacatavinos con maderas de bota que tienen, además, forma de venencia, fuentes jerezanas que echan agua en un catavino a través de una venencia, taburetes, lámparas con forma de racimo...

—¿De dónde le viene a usted esta afición a la artesanía?

—Pues realmente creo que de esa parte de mi familia que usaba sus manos para hacer grandes cosas, como mi abuela, que era una cocinera tan grande como asombrosa. De pequeño ya me mostraba como un niño inquieto y aficionado por las manualidades. Tanto es así que acabé pasando por la Escuela de Artes y Oficios.

—Dicen que cada cual cuenta la feria tal y como le va...

—A mí no me va mal. Ayer casi cerré un buen negocio con un japonés al que le gustó mucho la mesa con cubitera integrada.

—Me han contado que este stand en Vinoble es una especie de embajada...

—Sí, porque mi verdadero asentamiento es mi tienda, en el Zoco de Artesanos, en la Plaza Peones.

—Pregunta típico-tópica: ¿cómo le afecta la crisis?

—(Se sale por la tangente) Mire usted, las crisis que te alcanzan hay que atacarlas con ilusión y con la firme creencia de que dentro de poco todo va a ir mucho mejor.

—Véndame usted alguno de sus productos, derroche arte en el acto de la venta...

—Tan sólo le digo a usted cuatro cosas: estos muebles están hechos con maderas centenarias de botas, con un material que más de Jerez no puede ser, que un jerezano los ha hecho y la inspiración de esta tierra se refleja en él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios