Hasta 1.500€ de multa por infringir la ordenanza de coches de caballos

  • Establece una exigente fase en la concesión de licencias para prestar servicio y sanciona, por ejemplo, que los cocheros no lleven uniforme o no recojan los excrementos de la vía

Comentarios 6

Ni jamelgos ni tartanas. A partir de mayo entrará en vigor la ordenanza municipal que regula el servicio turístico de coches de caballos, inspirada en la filosofía de pensar Jerez como destino turístico excelente. Una ciudad del caballo donde en sus calles no tienen cabida los mulos. Por ello, los interesados en obtener la licencia para prestar el servicio, que se renovará anualmente y tendrá un coste de 127,5 euros, deberán cumplir 20 criterios en la valoración de su petición y se enfrentarán a sanciones de hasta 1.500 euros si infringen las normas, que no se revisaban desde hacía 19 años. De hecho, según explicó ayer a este Diario el delegado de Fomento Económico, Francisco Lebrero, la ordenanza gira en torno a tres ejes: la calidad del carruaje, el aspecto turístico del cochero y el respeto por los caballos. Ante este "cambio de mentalidad", el concejal entiende que "los turistas lo agradecerán", pues entre otras cosas, reconoció, "una ciudad que utiliza al caballo por bandera no puede ofrecer un servicio turístico de coches de caballos sin unos estándares mínimos de calidad".

Al hilo de lo anterior, serán faltas muy graves, entre otras cosas, carecer de póliza de seguros -con cobertura mínima de 150.000 euros-; no pasar las revisiones anuales de inspección -30 euros al año y 41,85 euros a instancias del cochero-; transmisiones en las licencias a terceros; y reincidir en la colocación de publicidad en el carruaje. En el apartado de las faltas graves -con sanciones de hasta 900 euros-, se incluye, como botones de muestra, dar de comer a los caballos en la vía pública; prestar el servicio desuniformado; utilizar animales enfermos o dañados; o prestar el servicio sin que las caballerías vayan provistas del preceptivo sistema de recogida de excrementos.

Lo más llamativo, aparte del amplio catálogo de faltas sancionables y objeto de revocación de la licencia, son los tres bloques de criterios, que se calificarán entre 0 y 10 puntos, que contempla la fase de valoración de solicitudes por parte de la comisión que adjudicará las licencias. Un primer apartado hará referencia a las características del carruaje: calidad y estado de conservación de las ruedas y amortiguación; calidad del exterior de la caja y estética; estado de conservación de la caja y calidad en su tapicería; calidad y estética de las guarniciones utilizadas para el enjaezado de los animales ; y por último, estado de conservación de guarniciones utilizadas para el enjaezado. El segundo bloque se refiere a a los criterios morfológicos, higiénico-sanitarios y de movilidad de las caballerías: estado nutricional; defectos morfológicos; estado exterior (pelaje, limpieza, cicatrices); lesiones morfológicas de extremidades y cascos; enfermedades infecciosas y parasitarias; malformaciones congénitas; y reprise básica de manejabilidad en relación al paso, trote, galope y paso atrás. Por último, se establece otro apartado relacionado con los conocimientos y aptitudes del conductor. Aquí se valorará la formación acreditada y relacionada con la actividad, como la asistencia a cursos de idiomas y turismo. Y se valorará la pericia del conductor.

Lebrero aclaró, a todo esto, que por el momento sólo se concederán cuatro licencias, de acuerdo a la capacidad de la única parada existente: Alameda de Cristina. No obstante, "todo dependerá de la demanda pero ya trabajamos en nuevas alternativas integradas dentro del perímetro turístico de Jerez". Al tiempo, el edil adelantó que se barajan opciones para dotar de los servicios necesarios que requiere el servicio, como abrevaderos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios