Los niños del colegio Federico Mayo continúan sin ir a clase

  • Los padres quieren que el delegado provincial de Educación les asegure por escrito que los alumnos no corren peligro por el mal estado que presenta el muro

Comentarios 1

Los alumnos del colegio público Federico Mayo dejaron ayer de asistir por tercer día consecutivo a clase porque sus padres consideran que corren riesgo ante el mal estado en el que se encuentra el muro que rodea el colegio.

La presidenta de los padres de alumnos, Andrea Lazo, manifestó ayer que los pequeños no volverán a las aulas hasta que no les den una solución satisfactoria. "Que venga el delegado provincial de Educación, Manuel Brenes, y que nos de explicaciones lo antes posible. Que se reúna lo antes posible con nosotros, porque aquí no han comenzado a hacer nada y no ha venido nadie", dijo la presidenta del Apa.

También explicó que "el delegado municipal de Educación, Juan Salguero, se ha puesto en contacto con nosotros y viene mañana -por hoy-, aunque el muro es la Junta, el techo y las cornisas externas. La directora mantiene todos los días una reunión con los padres, y si es verdad que no existe peligro, que el delegado nos lo ponga por escrito. Además, si no hay peligro, ¿por qué hay vallas por fuera y por dentro?".

A pesar de las lluvia, los padres protagonizaron ayer una nueva concentración en la que, según afirman, participaron unas cien personas.

Desde la delegación provincial de Educación se recuerda que "el colegio Federico Mayo ha tenido una primera fase de obras del Plan Mejor Escuela de más de 200.000 euros y tiene pendiente una segunda fase que prácticamente triplica este presupuesto". Reconocen no obstante que "de la primera obra quedan algunos flecos que se van a ir terminando. Este fin de semana se ha quitado ya el puntal que hubo que ponerle a un porche para impermeabilizarlo". En cuanto a la preocupación principal de los padres, el muro, señalan que "el día 23 del pasado mes de enero ya se le transmitió al delegado y desde entonces se puso en marcha el procedimiento para actuar sobre ese muro. Se ha comunicado a los padres que se va a derribar y que se va a colocar una valla perimetral opaca que ya está pedida".

Desde la Administración educativa dicen que "se garantiza la seguridad", y el delegado recuerda asimismo a los padres "lo que las propias Apas han dicho en otras ocasiones: manifiéstense pero no reclamen educación para sus hijos privándoles de ese mismo derecho".

El Apa le ha enviado un escrito al delegado provincial de Educación en el que le dicen que "una vez que se nos ha creado la inquietud, no nos vale que se nos diga de palabra que el centro es seguro. Cuando recibamos un escrito donde se recoja que el centro es seguro, estamos dispuestos a que nuestros hijos asistan a clase, si bien esto no supondrá que no se sigan reivindicando las obras del colegio de manera activa".

En este escrito vuelven también a pedirle una reunión "donde podamos darle entre todos una solución satisfactoria a esta situación. La directora del colegio se reúne diariamente con la comisión representativa de los padres para encontrar vías de solución, pero hasta el momento no aceptamos las soluciones que se nos transmiten".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios