"Mis obras con más fuerza están en el cajón"

  • El autor teatral jerezano repasa su trayectoria y hace balance de la escena

- Tras Vinagre de Jerez, hacía casi 20 años que el público no tenía noticias de un texto de Juan de La Zaranda. Ahora regresa para la dramaturgia para 'La Santoentierro', que curiosamente pone en escena la compañía Teatro del Vinagre. ¿Por qué este silencio de dos décadas y por qué ahora su regreso?

-Bueno, no. Yo nunca he dejado de escribir. He tenido muchas propuestas a través de los textos que le he escrito a La Zaranda. Tengo muchos textos en el cajón, guardados. Hice la dramaturgia para 'Gitanos de Jerez' con 'Tierra cantaora', y bueno, estas nuevas propuestas para esta nueva compañía Teatro del Vinagre que acaba de estrenar en Madrid. Yo en realidad siempre he estado escribiendo.

-Usted ha pasado por las tres fases: actor, director y dramaturgo. ¿Con cuál se queda?

- Quizás me quedo con la de dramaturgo, la que más me prende. Aunque, cuando uno está enamorado del teatro en sí, la satisfacciones son todas. No me he apartado nunca de nuestro teatro. Se me ocurren cosas, escribo cuatro líneas, las retomo, busco, rebusco...

-Pero sin embargo, muchas van al cajón.

-Sí muchas de ellas van. Pero yo prefiero que las cosas se queden en el cajón a que las toque alguien que las desencajone de una manera un tanto extraña. Precisamente las obras que tienen más fuerza están metidas en el cajón. Espero que no se queden guardadas.

-¿Cómo definiría la palabra teatro?

-Habría que redefinirla porque con la palabra teatro se hacen a veces unos embalajes superficiales. Han convertido la palabra teatro en una manta en la que se meten un montón de acontecimientos que no tienen nada que ver con el teatro. Se están olvidando las leyes del arte en el teatro y se busca la frivolidad, el contextismo, el tener contento al público comercial. El teatro no puede perder de vista nunca el origen sagrado que tiene, como el arte. -¿De qué teatro podríamos aprender?

-Se puede aprender de todas partes y todos sitios cuando como en el cante flamenco lo que se da y se entrega es la verdad. Un teatro sin verdad es un teatro que no debe llamarse teatro. Yo creo que la verdadera obra de arte viene de Dios y va a Dios. Si no se entiende esto..., es una búsqueda en el interior del hombre, y en esa búsqueda profunda está esa transmisión poética de la vida.

-¿Cómo ha visto la evolución de La Zaranda a lo largo de estos años?

-Magistralmente. Aprendí y enseñé. He estado entrañablemente unido a ellos como un auto de fe. Haciendo teatro profundamente emocional. Mi unión con ellos no se ha roto, de hecho es entrañable.

-Es difícil ver a La Zaranda por el Sur y tampoco ha recibido la compañía mucha ayuda desde las Administraciones andaluzas.

-La única ayuda que ha recibido La Zaranda son sus 30 años de duro trabajo. Esa ha sido la auténtica ayuda. Creo que la Administración le ha dado a La Zaranda menos importancia de la que tiene la compañía. A mí me llegan cartas y documentos de muchos países latinoamericanos y europeos donde La Zaranda tiene un reconocimiento especial. La Administración no es consciente de la joya teatral que tiene. Me he dado cuenta de que el mismo público hace resucitar al teatro.

- ¿Se debería etiquetar como teatro andaluz lo que se hace aquí?

-El teatro es algo universal, y no creo en otro tipo de etiqueta.

-Ni La Zaranda ni Eusebio Calonge figuran en el seminario Bonald de teatro español y autores andaluces...

-No, no se nombró a uno de los dramaturgos con más reconocimientos mundiales que es Eusebio Calonge. Bueno, cada uno que organiza... te pueden gustar las lentejas, los garbanzos... Pero es curioso que se siga cumpliendo la profecía en tu pueblo.

-Carlos Saura va a llevar al cine 'Los que ríen los últimos', de La Zaranda. ¿Lo ve complicado?

-Siempre es difícil, pero esto es una gran suerte. Creo que entre la capacidad que tiene La Zaranda, envidiable, y la capacidad reconocidísima de Carlos Saura, se puede producir algo muy, muy, muy importante.

Casa de citas

"No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer". Goethe

La página de fotografía de Adrián Fatou se centra hoy en la exposición sobre Anantapur que se exhibe en la sala Julián Cuadra del Museo Arqueológico. Organizada por Cultura y Fiestas y la Fundación Vicente Ferrer, la muestra cuenta con unas magnificas imágenes del fotógrafo Ramón Serrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios