La organización destaca la "calidad" de los proyectos y congresistas

  • Confía en que la experiencia sirva para salvar los escollos iniciales para el enoturismo

El coordinador general del congreso y profesor de la Universidad de Cádiz, Antonio Arcas, ofreció ayer un primer balance tras la jornada inaugural en el que destacó la "calidad" tanto de las ponencias y los proyectos enoturísticos como de los congresistas.

"Estoy sorprendido en positivo", señaló Arcas, quien confió en que este primer congreso internacional permita "retroalimentarnos para que con este inicio y este esfuerzo podamos consolidar lo que en Jerez es una cultura milenaria" y hacia la que empieza a haber una "mayor sensibilidad" en la zona, donde "contamos ya con treinta centros de visitas" y una mayor implicación de la hostelería.

Frente a los aspectos positivos que empiezan a asomar en el Marco, el coordinador del congreso admitió que simpre hay algunos inconvenientes, "esas piedrecitas en el zapato que ponen algunos, pero que se pueden superar". Eso sí, Arcas destacó que el camino para "posicionarse como destino es difícil y requiere un enorme esfuerzo", si bien puntualizó que "en jerez lo vamos a tener más fácil que otros porque tenemos mucho avanzado, los cascos de bodega, tenemos el casco histórico y todo lo imprescindible para hacer un parque temático del vino".

"Tenemos los recursos", prosiguió Arcas, quien aludió a la ventaja que representa contar con la marca Jerez, con González Byass como la bodega más visitada de Europa o proyectos ambiciosos como el de Valdivia que se distinguen de "la clonación de las visitas a las bodegas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios