¿Qué pasa con nuestro ascensor?

  • Vecinos de dos edificios de Icovesa esperan con ansia a que Junta de Andalucía y Endesa resuelvan un litigio que les impide usar sus ascensores, que siguen pagando y que llevan instalados desde junio

Comentarios 8

Pepe Carrasco sube todos los días a su casa por las escaleras. Vive en un tercero, que tampoco es tanto, pero a sus 71 años y después de haber superado una trombosis cerebral, esos escalones se van notando. A su mujer también le pesan las escaleras, sobre todo cuando carga con las bolsas de la compra, y lo mismo a la vecina del cuarto, y a la del segundo... La cuestión es que en el bloque tienen instalado desde el pasado mes de junio un ascensor. Ahí está, nuevecito, pero nadie lo usa. ¿Acaso quieren hacer ejercicio? Esta es la historia de dos ascensores, éste del número 11 de la calle Bulería y otro, del 3 de la calle Oloroso.

Acogiéndose al programa de rehabilitación singular de edificios de la Junta de Andalucía, las comunidades de propietarios de estos dos bloques solicitaron su instalación. El ente autonómico subvencionaría el 75% de la obra y los vecinos, el 25% restante. Hasta ahí, todo bien. De momento la Junta ha liberado la mitad del dinero que le corresponde, mientras que los vecinos pagan al mes, además de su pertinente cuota de comunidad, otros 60 euros más por la instalación del elevador.

Así y todo, con la obra finalizada desde el pasado mes de junio y con los vecinos pagando religiosamente lo que les corresponde, el ascensor sigue a la espera de que lo estrenen debido a problemas entre la propia Junta y la compañía Sevillana Endesa.

Para que los ascensores puedan funcionar los vecinos solicitaron a la compañía una ampliación de potencia para lo cual es necesario una acometida que debe venir desde un centro de transformación que se encuentra a unas calles de sus bloques. Para ello habría que levantar el acerado, una obra cuyos gastos no quiere asumir la compañía eléctrica, primero porque indica que esa ampliación que solicitan los vecinos no procede, y además alega que los gastos de la obra corresponden a la Junta, mientras que ésta afirma lo contrario, que de eso se debe encargar la compañía suministradora de energía ya que la potencia que se solicita no excede de los 100 Kilowatios.

Mientras tanto, los vecinos no han estado parados. El pasado julio remitieron una reclamación a la Junta ,que hasta hace tres semanas no le dio salida. Como es lógico, esto les ha indignado sobremanera ya que "parece que se están riendo de nosotros".

Agustín Parra, vecino del bloque afectado de la calle Bulería, y que se ha erigido en representante del resto de propietarios, mantiene reuniones periódicas con las dos partes. "Lo que no nos explicamos es cómo una empresa, aunque tenga el monopolio de la energía eléctrica, se le puede subir a las barbas a un ente autonómico. En la Junta nos dicen que antes o después Endesa tendrá que ceder porque no tiene razón y porque se lo pueden exigir, pero entonces, ¿por qué no se lo han exigido antes? ¿Hasta cuándo vamos a tener que esperar?, señala molesto".

Además de los vecinos, la otra afectada es la empresa constructora que ha llevado a cabo los trabajos, ya que está a medio cobrar, puesto que la Junta no liberará el resto del dinero que le queda por pagar hasta que no haya licencia de fin de obra.

Por ahora, las respuestas que les dan es que en marzo o abril puede haber novedades, por lo que Agustín, Pepe y compañía deberán seguir subiendo escaleras, como mínimo, otros dos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios