Unas 2.000 personas salen a la calle por el empleo público

  • El día en el que el Ayuntamiento comienza a pagar nóminas, los trabajadores de las concesionarias y municipales protestan ante los impagos y la amenaza de despedidos

Comentarios 55

Puntual y con ganas de hacer ruido. La manifestación, convocada en principio sólo por CCOO y después apoyada por CGT y UGT, consiguió que unas dos mil personas salieran a la calle 'en defensa del empleo y el salario', el mismo día que el gobierno local anunció el ingreso de los primeros 450 euros de la nómina de los trabajadores del Ayuntamiento. Colectivos vecinales, plantilla municipal, partidos de la oposición, Onda Jerez y concesionarias como Urbanos Amarillos, Limasa, Imesapi y Acasa, entre otros, secundaron la movilización que partió de la plaza del Arenal a las ocho de la tarde y concluyó pasadas las nueve de la noche con un acto en la Alameda del Banco.

De nuevo se escucharon gritos de protestas como "queremos cobrar" y "si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra", sin olvidar las ya tradicionales pancartas de las concesionarias que procesionaron ante la mirada de más de un jerezano que paseaba por el centro. La manifestación dejó imágenes que no pasaron desapercibidas para los presentes. Una, y quizás la más llamativa, fue la presencia de antiguos concejales del PSOE en la protesta, como Dolores Barroso, África Becerra y Antonio Fernández Ortega, quienes junto a la diputada socialista jerezana y número dos de la lista del PSOE de Cádiz al Congreso, Mamen Sánchez, tuvieron que escuchar, entre otros lemas, "PSOE y PP la misma mierda es".

Familias completas acudieron a esta cita de los sindicatos, que sorprendentemente no tenían permiso para manifestarse al haber entregado la solicitud en Subdelegación fuera de tiempo. "Es verdad, no tenemos permiso. Habrán visto a tanta gente que no nos han querido decir nada", reconoció el secretario local de UGT, Pedro Alemán. Con pocos 'papeles', la manifestación recorrió la plaza Esteve y la calle Honda, hasta llegar a Cristina para dar la vuelta y terminar la protesta en la Alameda del Banco, donde en el templete habían colocado un atril para la intervención de los representantes de los tres sindicatos participantes. Por el camino, la presidenta del comité de la plantilla del Ayuntamiento, Nieves Calvillo, lamentó "la situación fastidiada que estamos viviendo, parece que no ha cambiado mucho la cosa".

Frente a la biblioteca municipal los representantes de los sindicatos lanzaron mensajes a los manifestantes en los que se repitieron las palabras "lucha", "huelga" y "unión". El primer turno de palabra fue de Alemán, quien después de agradecer la presencia de trabajadores y familiares, destacó que "ahora más que nunca necesitamos la solidaridad de todos los empleados. Hace un año estuvimos en este mismo lugar para protestar por los impagos de Acasa, Limasa, Linesur, la FAR y Urbanos Amarillos, y hoy nos encontramos en la misma situación, con una diferencia, ahora estamos con más colectivos sin cobrar". El secretario de UGT denunció que esta situación "viene por el antojo de la alcaldesa María José García-Pelayo" a quien, para Alemán, "se le ha acabado el periodo de nuestra paciencia". Habló del "extremo de imbecibilidad" de la regidora popular y de que su "única política es privatizar. Ojo con lo que viene", alertó Alemán, quien remarcó que "el camino no es imponer un Plan de Ajuste, no es un concurso de acreedores sin negociar, ni privatizar a espaldas de los trabajadores. Hay que mostrar en la calle lo que se nos niega en los despachos".

Al secretario local de UGT le siguió el portavoz de CGT, José García, quien se centró en las políticas del Ayuntamiento para su discurso. "Ésta es la respuesta a una situación que se viene produciendo desde hace meses ante una política reaccionaria y capitalista. Los caminos de Pilar Sánchez -anterior alcaldesa- están siendo hoy repetidos", declaró García. Desde este sindicato alabaron también la "unión" con las otras formaciones porque "estamos obligados a acrecentar la unidad y dejar a un margen las diferencias". El mensaje final corrió a cargo del secretario local de CCOO, José Manuel Trillo, quien con la voz algo ronca señaló que "los que nos gobiernan dan la espalda a los trabajadores. Ya no se acuerda García-Pelayo de cuando decía que las concesionarias cobrarían a tiempo, que no iba a tocar a la plantilla... Qué mala memoria tiene la alcaldesa".

Para la próxima semana los tres sindicatos se reunirán para decidir un nuevo calendario de movilizaciones que podría incluir, según dejó entrever Trillo, "tomar el Ayuntamiento, encierros, manifestaciones, concentraciones y la huelga. No es el momento de estar sentado viendo la tele, es momento de salir a la calle". Sin poder "bajar la guardia", el sindicalista reconoció que "nos queda un largo camino de lucha. Así que salud y adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios