La plantación de marihuana de Jerez conduce a otros seis cultivos

  • La Guardia Civil detiene en Chipiona al padre del portugués arrestado en la ciudad a finales de enero

Más de medio millar de plantas de marihuana han sido localizadas en los últimos días por agentes de la Guardia Civil en la Costa Noroeste de la provincia. La operación, que aún se desarrolla, ha supuesto la detención de cinco personas en la localidad e Chipiona. Los cultivos detectados, según pudo saber este medio son media docena, los cuales se ubicaban tanto en la localidad chipionera como en las inmediaciones de la desembocadura del río Guadalquivir. El tamaño de dichos cultivos era realmente grande, de ahí que fuentes de la Benemérita calificaran los mismos como "macroplantaciones".

La pista de Jerez resultó determinante para que la Guardia Civil pudiera dar un serio golpe -quizás el definitivo- a una organización que se dedicaba al cultivo de marihuana en la provincia. Cabe destacar que en la actualidad la marihuana ha disparado su presencia en las calles de las ciudades desbancando al tradicional hachís que llegaba a la provincia procedente de Marruecos.

Hace apenas dos semanas caía una macroplantación en una vivienda de lujo en la zona sur de Jerez, concretamente en la zona de la laguna de Torrox, una zona con fácil salida pues ante ella pasa la autovía de Los Puertos y la antigua circunvalación que conecta Jerez con Sevilla. Uno de los principales implicados en aquella ocasión fue un joven afincado en Jerez aunque de origen portugués. Entre los detenidos en esta última operación figura precisamente su padre, también portugués, por lo que se cree que la red era controlada por estos y que tenía ramificaciones por buena parte de la provincia de Cádiz y se investiga si pudiera tener conexiones con otras zonas del país.

La operación desarrollada en Jerez permitió la incautación de 719 plantas, un turismo y una gran cantidad de elementos para el cultivo. El caso se destapó por el intenso trasiego de personas y vehículos lo que levantó las sospechas. Al comprobar que la casa se encontraba totalmente cerrada, con las ventanas y orificios tapados por planchas de cartón y plástico se sospechó que en el interior se hubiera organizado un punto de almacenaje, elaboración o adulteración de sustancias estupefacientes.

El cultivo de marihuana está experimentando un verdadero 'boom' en España. Su cultivo requiere de una gran inversión, sobre todo a nivel energético para mantener activas las lámparas que proporcionan rayos ultraviolenta (luz solar) a las plantas así como los sofisticados sistemas de extracción de aire que evitan que el intenso olor del cultivo alerte a terceras personas.

Pese a todo ello, los agentes de las fuerzas del orden tienen a su favor que es un cultivo fácilmente detectable con perros especializados dado lo persistente del olor incluso cuando la nariz humana es incapaz de detectar cualquier rastro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios