La plantilla de Beam Global teme la venta de las marcas de Domecq

  • El comité traslada a la directiva su preocupación por la pérdida de volumen de trabajo que supondría esta operación

Comentarios 6

El comité de Beam Global Jerez mantuvo ayer una reunión con la dirección de Recursos Humanos del centro para interesarse por la posible venta de las marcas de Domecq (todo el catálogo clásico salvo el brandy 'Fundador') que pertenecen a la multinacional francesa Pernod Ricard y que se siguen produciendo en las instalaciones de Domecq, hoy Beam Global.

El comité ha aprovechado la reunión para trasladar a la dirección la preocupación de la plantilla ante la posible venta de dichas marcas, ya que suponen buena parte del volumen de producción, por lo que temen, de confirmarse la venta, que dicha operación pueda tener consecuencias -negativas- para el empleo.

En la actualidad Beam Global Jerez elabora marcas propias (las de Terry, Harveys y el Fundador); las marcas de Domecq que embotella para Pernod Ricard y las que proceden de 'contratos internos' en el seno de la multinacional, como el tequila 'Sauza', el espirituoso 'After Shock' y los licores de Larios. Estas últimas marcas las adjudicó Beam Global a Jerez después de que Pernod decidiera llevarse a un centro propio 'Malibú', el ron con coco que se quedó la multinacional francesa procedente del catálogo de Allied Domecq y que durante los últimos años se embotelló en Jerez.

En el mismo comunicado, los representantes de los trabajadores han expresado su voluntad de entrevistarse próximamente con el consejero de Empleo, Antonio Fernández, y su delegado provincial, Juan Bouza, a tendiendo a "los compromisos adquiridos por ellos de estar informados de las situaciones puntuales de esta compañía desde el cambio de accionariado".

Este medio avanzó en su edición del pasado 24 de diciembre que Pernod Ricard había decidido meses atrás la venta de las marcas de Domecq que mantiene en Jerez y que hasta el momento están siendo elaborados por Beam Global, la división de bebidas alcohólicas de Fortune Brands, su socio en la compra de Allied Domecq.

Ese paquete, que en principio se vendería entero, incluye nombres históricos del vino y el brandy de Jerez, como 'La Ina', 'Río Viejo', 'Botaina', 'Amontillado 51ª' , 'Carlos I' y 'Carlos III'. Estas dos últimas marcas de brandy son precisamente las que más interés habrían despertado.

En principio, son tres los grupos bodegueros que habrían expresado su interés por hacerse con las marcas de Domecq, todas ellas del Marco de Jerez: Osborne, Estévez y Nueva Rumasa y se espera que en los próximos días, probablemente este mes, haya una decisión al respecto.

Fue en verano de 2005 cuando Pernod Ricard, con la ayuda de Fortune Brands se lanzó a la compra de la multinacional Allied Domecq, lo que fue el comienzo del peculiar reparto de activos que llevaron a cabo los dos compradores, al menos por lo que a Jerez se refiere: instalaciones bodegueras y marcas de Terry y Harveys para Beam Global y todo el catálogo de Domecq, salvo el 'Fundador' para Pernod, con un contrato entre las dos multinacionales de llenado de las marcas de unos cinco años, según distintas fuentes consultadas. Desde el principio quedó claro el escaso interés de Pernod por las marcas de Domecq, curiosamente no así por el nombre, ya denominó Domecq a toda su división de vinos de España. La propia duración del contrato de llenado de las marcas -cinco años, según fuentes consultadas, mucho menos de lo usual en el sector- hizo pensar desde el principio en la 'transitoriedad' del paso de Pernod por Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios