Una promoción de viviendas saca a la luz la Calzada de Guía del XVI

  • Las obras que Inmobiliaria Osuna ejecuta en la zona de Cuatro Caminos arrojan restos arqueológicos del conocido como camino de Rota, un arco de hace cinco siglos y parte de la traza ferroviaria de las bodegas

Comentarios 18

Las obras de construcción de una promoción de 193 viviendas que la promotora Inmobiliaria Osuna construye en la entrada Sur de Jerez, en los terrenos aledaños a la Ermita de Guía junto a Cuatro Caminos, han propiciado un importante hallazgo arqueológico que arroja luz sobre la configuración del Jerez de hace prácticamente 500 años. En concreto, las catas iniciales que exige un proyecto con las preceptivas cautelas arqueológicas como el que Osuna está desarrollando -en tres fases y con bloques de pisos de hasta diez alturas- han sacado a la luz vestigios claves en la historia de la ciudad, como por ejemplo la vieja Calzada de Nuestra Señora de Guía. Un camino cuya construcción está fechada, según el historiador jerezano y colaborador de este Diario, Manuel Romero Bejarano, en "los primeros años de la década de los 30 del siglo XVI" y que era considerada como "la vía de salida principal de la ciudad hacia las poblaciones costeras más cercanas, como El Puerto, Sanlúcar y Rota". Un trazado que encargaron los agustinos radicados en el monasterio de Guía a raíz de las dificultades para discurrir por un camino "intransitable", explica el historiador.

A todo esto, el director de la excavación, Juan Cerpa, explicó ayer a este medio que la calzada se trata sólo de un hallazgo "superficial, pues sólo hemos rebajado medio metro para la construcción del muro pantalla", por lo que pudiera pensarse en nuevos e interesantes descubrimientos a medida que se profundice en el subsuelo de este enclave histórico. "Nos queda mucho por descubrir", reconoció acto seguido el arqueólogo.

En esta zona, no obstante, a las afueras del Jerez de intramuros, será más complicado, en palabras de Romero Bejarano, "hallar elementos de mayor valor histórico y arqueológico que éste, pues sin ir más lejos se tiene conocimiento de que ahí se encuentra sepultada una iglesia paleocristiana, pero debajo de la actual ermita".

Al margen de los restos de la Calzada de Guía, Cerpa aseguró que también han salido a la luz durante los trabajos que están desarrollando el arco del puente que atravesaba la zona [ver grabado adjunto en la página siguiente], "muy machacado, prácticamente perdido y embutido en muchas fosas de rellenos modernos de hormigón"; y también restos de la traza ferroviaria que desembocaba en las Bodegas de González Byass de la Calzada del Arroyo y que datan de finales del siglo XIX (en torno al año 1870). Un descubrimiento de menor trascendencia histórica aunque igualmente interesante en la labor historicista.

Los trabajos arqueológicos, que están llevando a cabo dos especialistas de Cádiz, el propio Cerpa y Paloma Bueno, comenzaron a mediados del pasado mes de diciembre y todavía se prolongarán durante al menos otro mes y medio más, pues "sólo hemos realizado seis sondeos de los 18 que hay previstos en el proyecto arqueológico", puntualizó Cerpa y agregó: "Nos queda medio solar por analizar y tenemos muchas dificultades para encontrar nuevos elementos porque el terreno se ha ido rellenando años atrás y hay muchas estructuras contemporáneas de muros modernos que impiden una visión clara de los restos que van apareciendo".

En cualquier caso, al final de los trabajos la pareja de arqueólogos deberá entregar un informe con sus conclusiones a la delegación provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, autoridad competente en la materia, para que ésta determine si es necesario realizar excavaciones y retirada de tierra con control o se interviene arqueológicamente a mano, lo que obviamente dejaría la ejecución urbanística en segundo plano hasta tanto en cuanto no se hubiesen rescatado todos los elementos que el enclave pudiera albergar. Además, la Comisión de Patrimonio de Cultura también deberá decidir, en paralelo, si considera los hallazgos con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), lo que obligaría a su recuperación, conservación y estricta protección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios