"No puede haber buen teatro sin buenos espectadores"

  • El director de la Escuela Municipal de Teatro forma, a lo largo de los cursos que imparte, a muchos jóvenes que quieren dedicarse al mundo de la interpretación

Alma máter del grupo de teatro, 'Mediasuela' Luis Mariano está enfrascado en la dirección de la Escuela Municipal de Teatro, donde imparte clases a alumnos jóvenes que quieren labrarse un futuro como actores. "Cuando llegan a las clases por primera vez lo hacen algo despistados", afirma este maño afincado en Jerez desde hace muchísimo tiempo.

-Tendríamos que empezar hablando de la Escuela de Teatro. ¿Qué puede decirnos de ella?

-Las clases se vienen desarrollando en el campus universitario, que no es el lugar más indicado, pero sí el más adecuado de los que nos ofertaron. Estamos en conversaciones con Loli Barroso (delegada de Cultura) para dar con el lugar concreto para el aula municipal que cumpla con todas las condiciones: suelo de madera, espejos, etc.

-¿De dónde parte la idea de crear la escuela?

-Del grupo de teatro 'Mediasuela'. Estuvimos dando clases intensivas de interpretación durante diez años. Pero pensamos que clases de diez o quince días no aportan ni enseñan gran cosa, no sirve para nada. Eso creaba unas expectativas que luego no se pueden desarrollar de ninguna manera. Por ello hemos creado unos cursos de nueve meses de duración.

-¿A quiénes van dirigidos?

-Fundamentalmente a jóvenes porque hay que coger un espectro social. Claro, los cursos sirven para adultos y sirven para niños, lo único que ocurre es que no podemos cumplir ese espectro al completo.

-¿Tienen una estructura determinada?

-En el primer año se les enseña lo que es el abc del teatro. Particularmente creemos que los jóvenes vienen un poquito despistados. Se piensan que todo es aprenderse un texto y subirse al escenario para decirlo. El segundo año estudiamos la construcción del personaje.

-¿Cuáles son las pautas a seguir para corregir ese error que me comenta?

-Les intentamos demostrar que el teatro es un actor simbólicamente desnudo o una actriz que cuenta sus cosas con el cuerpo. Y cuando digo con el cuerpo quiero decir que me explica cosas sin el uso de la palabra. Después, está la palabra, el maquillaje, la luz, la escenografía o la música. Así podemos incluso llegar a tener una obra de teatro.

-¿Y a usted que le interesa como cómico, como actor?

-Que comprendan que la herramienta de trabajo es el cuerpo. A partir de ahí podemos ponernos a trabajar. Pero antes, claro, hay que prepararlo todo para llevar a cabo ese trabajo.

-También la improvisación tiene su relevancia.

-Insistimos muchos en pequeños juegos dramáticos para potenciar esa improvisación.

-¿Sobre qué otros aspectos trabajan?

-Les hacemos saber que el teatro es pura disciplina y que tiene un alto nivel de exigencia. Esto no es capaz de asimilarlo todo el mundo. Esto implica renunciar a muchas cosas. El alumno debe saberlo.

-¿Qué recuerdos tiene de 'Mediasuela'? ¿Dieron sus frutos aquellas clases?

-Yo calculo que de nuestro aula salieron treinta o cuarenta chavales que se fueron a Madrid a estudiar arte dramático y a ampliar sus conocimientos. Muchos están trabajando en la capital y se están ganando su sueldo allí. En el teatro los que triunfan son los menos, pero somos necesarios todos para construir una obra de teatro: desde el protagonista, el secundario, pasando por el figurante. Hay que empezar por entender eso.

-¿Cómo entiende usted el teatro?

-Como un hecho directo donde no hay mentiras. Si hay una escuela verdaderamente importante para trabajar es el escenario, el teatro.

-¿Considera fundamental para la formación actoral la asistencia a las funciones hechas por profesionales?

-Es que es ése el proceso que hemos seguido todos, ¿no? Tienes que aprender técnica y algo muy importante es ir al teatro. Ser actor o actriz está al alcance de todo el mundo, los personajes están en ti. Luego hay que saber sacarlos en el momento adecuado.

-¿Para que haya buen teatro tiene que haber buenos espectadores?

-Está claro. Si no es así no va a haber exigencia de arriba a abajo ni de abajo a arriba. La calidad es muy necesaria. También es imprescindible que esté al alcance de todos, sobre todo de los jóvenes. Hoy, desgraciadamente, se piensa que el pequeño formato tiene que ser barato y, al mismo tiempo, no tiene que ser demasiado bueno. De hecho, lo que se proyecta en el Teatro Villamarta, con la publicidad que tiene, etc. es mucho más poderoso que lo que proyecta la Sala Compañía, que es un lugar muy adecuado para jóvenes, para niños. Todo tendría que estar más al alcance de todo el mundo.

Casa de citas

"Desde el momento en que tomé su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo". Groucho Marx

Francisco Antonio García y Eugenio Vega nos acercan, en la tercera entrega dedicada a los yacimientos de nuestro entorno, a los tesoros arqueológicos de Gibalbín, cuya sierra es una atalaya plagada de llanuras que corresponden a los valles del Guadalquivir y el Guadalete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios