"Aquí se sale en Semana Santa con o sin dinero"

  • El jerezano Pedro Aguilar, conocido como el 'camarero veloz', cumple hoy 40 Semanas Santas trabajadas

  • Camarero de vocación desde el año 1974

Pedro Aguilar, bandeja en mano en la calle Porvera. Pedro Aguilar, bandeja en mano en la calle Porvera.

Pedro Aguilar, bandeja en mano en la calle Porvera. / pascual

Pedro Aguilar Capote ve el cortejo detrás de la barra. Es hermano de la Hermandad de la Exaltación. Disfruta del olor a incienso que traen consigo las cofradías por las calles de Jerez, mientras sirve una copa de vino a todos los cofrades que se sientan a disfrutar de un paso de misterio una vez alcanzada la calle Porvera.

El camarero jerezano Pedro Aguilar lleva desde el año 1974 en el sector de la hostelería

Aguilar es un camarero jerezano que lleva hasta la fecha, 40 años trabajando en el sector de la hostelería. Conocido como el 'camarero veloz' en cada uno de los sitios por los que ha paseado su bandeja. El antiguo bar Barbiana de la Alameda del Banco, el bar Alegría o La Cepa de Oro son algunos de los negocios del centro de Jerez en los que ha podido encontrársele atendiendo de una forma rápida.

El singular camarero experimenta su primera Semana Santa en el Rincón Granaíno, situado en la transitada calle Porvera, cumpliendo su primer año de trabajo en el nombrado bar.

Después de 40 años trabajando durante una de las semanas más importantes para la sociedad jerezana, en cuanto al turismo y al sector hostelero, Aguilar asegura que "la cosa ha cambiado". "Antiguamente con la peseta los camareros ganamos más dinero. Ahora se dan menos propinas, pero la gente sigue saliendo tengan o no tengan dinero. La Semana Santa en Jerez se respira mucho y si el tiempo acompaña, la gente quiere disfrutar de una buena tapa y una cerveza al sol en la terraza de un bar", explica.

El Miércoles Santo es uno de los días claves y más fuertes de la Semana Santa jerezana. Procesionan hermandades que despiertan una gran devoción en los diferentes barrios de la ciudad y todo esto queda reflejado en uno de los sectores que más nutre a la ciudad durante el resto del año, la hostelería. "El Miércoles empezamos a las 20 horas y no paramos hasta las 5 de la mañana. Sin parar. Una familia se levantaba y se sentaba otra. Yo desde luego, no veo la crisis cuando estoy trabajando y menos en las épocas señaladas de zambombas, el Mundial de Motociclismo, la feria y la Semana Santa", destaca el jerezano.

Aguilar comenta entre otras cosas la "mala accesibilidad" del centro de la ciudad. "Está todo cortado. Hay personas que vienen y se pierden. La gente se agobia porque no tiene aparcamiento o porque tiene que aparcar muy lejos, que si la mala combinación de los autobuses, los palcos. Si la gente estuviese más cómoda, la inyección económica sería hasta más grande".

Con las grandes inversiones como Área Sur y Luz Shopping, el centro de Jerez se ha visto afectado en su inmensa mayoría durante los meses de verano, aunque guarde la misma esencia que enamora a todos aquellos que lo pisan por primera vez. "Es verdad que con los centros comerciales, ha bajado el turismo en el centro. Pero esto no se olvida, el centro no se olvida. Las calles tan bonitas y tan estrechas por las que pasan las cofradías, los tabancos, el arte que tenemos. Eso no se encuentra fuera", presume Aguilar.

Pese a todos los impedimentos que se ha encontrado el camarero jerezano, no se arrepiente de haber dedicado toda su vida profesional a este gremio aunque en múltiples ocasiones, asegura que desearía tirar la toalla.

"En Semana Santa he visto a mi mujer y a mis hijos dos horas al día. A veces tengo miedo hasta que se les olvide mi cara", dice riendo.

Aguilar señala que el sector de la hostelería levanta mucha envidia. "Esto que hicieron de cerrar las terrazas a las 12 de la noche fue una locura. Hay gente que ve que estás ganando dinero y llama a la Policía. Hay mucha envidia cuando lo que hay que hacer es trabajar para mejorar le economía de Jerez", concluye. Miles de historias y anécdotas de este entrañable jerezano que asegura que cuando se jubile "la clientela va a echar de menos la gracia con la que le sirvo cada uno de los platos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios