El sherry sale de la alacena de las abuelas

  • Tres jóvenes británicas crean una 'start up' para romper con los mitos del jerez en Reino Unido

Tres jóvenes británicas se han propuesto sacar al jerez de la alacena de las abuelas, romper con algunos mitos como el estigma de vino dulce y antiguo que bebían sus antepasados para rejuvenecer su imagen y acercarlo a las nuevas generaciones y formas de consumo. Para alcanzar su propósito, estas jóvenes emprendedoras acaban de lanzar un fino con marca propia -'Xeco Fino'- que elabora en exclusiva para ellas Díez-Mérito. Y en otoño saldrá al mercado un amontillado; y luego un oloroso y un palo cortado.

'Xeco Wines' es una start up nacida de la pasión de este trío de 'sherry friends' por el jerez, del que Beanie, una de las cofundadoras, se enamoró en 2003 cuando trabajaba para González Byass. Beanie conoció en Hong Kong a Polly y Alexa, las otras dos patas de la terna que impulsa este proyecto y a las que no tardó en contagiar su hispanofilia y su entusiasmo por los jereces secos.

Tras el lanzamiento del fino, Xeco Wines prepara la salida al mercado en otoño un amontillado

El 'trío Xeco', que acumula muchos años de experiencia en el marketing del sector del vino, cuenta en su portal de internet -www.xecowines.com- que en su despedida de la antigua colonia británica -Beanie y Alexa regresaron a Londres, mientras que Polly permanece en Hong Kong- organizaron una cena temática con jerez a la que invitaron a un grupo de amigos reacios a estos vinos pero que, mayoritariamente, acabó convirtiéndose tras el éxito rotundo de la experiencia.

Surgió así la idea de crear Xeco -el nombre en inglés se pronuncia 'seco' en alusión a los jereces con los que se identifican estas tres treintañeras, alejados de los sherries dulces de las abuelas- y según daban forma al proyecto se percataron de la necesidad de romper con los tres principales obstáculos a los que se enfrenta el jerez en el mercado británico: su percepción de vino de las abuelas; la desestacionalización de su consumo preferente en Navidad, pues se trata de un vino que puede consumirse tanto sólo como combinado en otras épocas del año como la primavera y el verano; y enterrar la percepción errónea de que el sherry únicamente es un vino muy dulce.

Las tres jóvenes desarrollaron todo el proyecto -la marca, las etiquetas, el packaging...-, antes de contactar con la mediación del Consejo Regulador con Díez Mérito, que se ajustaba a la perfección a lo que andaban buscando: "Una bodega pequeña/mediana y con una historia que contar detrás", indica Salvador Espinosa, director general de la firma jerezana, quien hace hincapié en que la bodega no deja de ser un mero cauce en un proyecto cuyo mérito, en exclusiva, corresponde a sus cofundadoras.

Beanie, Polly y Alexa bucearon en la historia del jerez antes de lanzarse a la aventura empresarial y, según explican en su web, se inspiraron en el importante papel que desempeñaron los vinos jerezanos en las relaciones comerciales entre España y Reino Unido. "Descubrimos pequeños fragmentos e historias sobre la historia del jerez a lo largo de los siglos (...) y el gran trueque hispano-británico se convirtió en nuestro punto de partida, con los personajes de Alfonso X y Enrique III que iniciaron el intercambio de vino español y lana inglesa".

El vínculo histórico, comercial y cultural entre ambos países se refleja en las etiquetas, como la del fino, que simula a un naipe con las figuras de Shakespeare y Cervantes en cada extremo. Todo en el proyecto es original, también el vídeo de la campaña de lanzamiento que puede verse en la web de Xeco y que pone de manifiesto la pasión de estas 'sherry friends' por el jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios