Los sindicatos solicitan la paralización del ERE acordado en bodegas Valdivia

  • Anuncian medidas contundentes tras el rechazo de Nueva Rumasa a la oferta de una multinacional, dispuesta a asumir a todos los trabajadores afectados por los despidos

Comentarios 5

El rechazo de Back in Business, actual propietaria de Nueva Rumasa, a la oferta de compra de Bodegas Valdivia presentada por una multinacional norteamericana ha destapado la caja de Pandora. Los sindicatos anunciaron ayer el inicio inminente de movilizaciones y acciones contundentes frente a la actitud "incomprensible" de los nuevos responsables de Nueva Rumasa, "una empresa que dice apostar por la continuidad de las bodegas del Grupo Garvey, pero que no ha puesto un sólo euro y que encima va a dejar en la calle a un montón de padres de familia", señaló el responsable del sindicato agroalimentario de CCOO, Luis Páez, quien lamentó que Back in Business haga oídos sordos a la oferta de una empresa que estaba dispuesta a asumir a toda la plantilla de Valdivia, la docena de trabajadores de los que diez están afectados por el expediente de regulación de empleo (ERE) de la bodega.

En plena negociación de los ERE de las otras tres firmas bodegueras del grupo sujetas a concurso -Complejo Bodeguero Bellavista, Zoilo Ruiz-Mateos y Teresa Rivero-, los sindicatos activarán a partir de hoy un 'plan b' con el que tratarán de sacar a la luz los intereses que pueda haber ocultos tras la venta de Nueva Rumasa al empresario valenciano Ángel de Cabo por parte de la familia Ruiz-Mateos.

"Vamos a pedir responsabilidades, que Back in Business dé la cara y, si no, que salga quién esté detrás de esto", señaló Páez, quien anunció el inicio inminente de movilizaciones junto a otras acciones contundentes por parte de las plantillas de las bodegas.

En el caso concreto de Valdivia, y tras el rechazo a la oferta de compra de la bodega, los sindicatos buscarán la paralización del ERE ya acordado entre los trabajadores y la administración concursal, a la que también reclamarán que solicite la adopción de medidas cautelares, en concreto, la suspensión de las facultades de gestión y administración para los responsables de Back in Business.

Los sindicatos buscarán igualmente el apoyo de las administraciones públicas y se reunirán con la titular del Juzgado de lo Mercantil de Cádiz, con la que ayer mantuvieron una conversación telefónica para trasladarle su disconformidad con el modo de proceder de los propietarios de Nueva Rumasa.

De momento, los responsables sindicales dieron ayer cuenta de su decisión de emprender movilizaciones en breve a la juez que instruye los concursos de las bodegas del Grupo Garvey, que aún no se ha pronunciado sobre las medidas cautelares solicitadas por los administradores concursales de Complejo Bodeguero Bellavista y Zoilo Ruiz-Mateos para que se aparte a Back in Business de la gestión de ambas bodegas.

La juez también deberá pronunciarse sobre la ampliación del periodo de consultas de los ERE solicitadas por el comité de empresa y delegados sindicales de Zoilo y Teresa Rivero.

más noticias de JEREZ Ir a la sección Jerez »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios