Las sombrillas de los bares del centro podrán volver a lucir publicidad en sus faldoncillos

  • El Ayuntamiento apuesta por el buen gusto y se opone a la uniformidad de las terrazas

Uno de los principales objetivos del delegado local de Fomento Económico, Francisco Lebrero, es hacer de Jerez un destino turístico de calidad. Los frentes de trabajo que se abren con tal objetivo son múltiples. Ayer quedaron aprobadas inicialmente las ordenanzas de terrazas y veladores, siendo uno de los detalles más destacados de su redacción el hecho de que tras muchos años "haya dejado de ser una fuente de desencuentros" entre el Ayuntamiento y los empresarios. Tal y como ya publicara este medio, el Gobierno municipal ha apostado por simplificar los requisitos necesarios para abrir una terraza.

"El Ayuntamiento apuesta por el sentido común, la estética y la 'biodiversidad' frente a la uniformidad", destacó Lebrero al referirse a los criterios que se tendrán en cuenta para permitir la apertura de una terraza en la vía pública.

Uno de los puntos más destacados a este respecto radica en que, varios años después, el Ayuntamiento volverá a permitir la publicidad en toldos y sombrillas "siempre que ésta se ubique en el faldoncillo de la misma y guarde una estética adecuada", dijo el delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol. La prohibición de sillas de plástico proseguirá. "La creatividad -añadió Lebrero- no se puede restringir", en clara alusión al deseo municipal de que no haya una estética única en todos los negocios hosteleros del centro de Jerez.

Como es sabido, para recibir una licencia de velador-terraza es requisito imprescindible la presentación de un plano en el que se detalle cómo va a quedar la vía pública cuando mesas y sillas estén instaladas. A este respecto, los dos concejales aseguraron que "en la actualidad hay medios técnicos suficientes de carácter doméstico para hacer ver al Ayuntamiento cómo quedará la terraza cuando esté en funcionamiento".

De otro lado, la comisión informativa de Fomento y Desarrollo Territorial aprobó por vía de urgencia el estudio de detalle de San Jerónimo A tras una corrección de datos, así como la construcción de una industria de derivados del algarrobo en La Barca de la Florida, por lo que ha sido necesario apelar a la utilidad pública del proyecto pues se trata de suelo no urbanizable. Para terminar, se aprobó llevar a pleno una propuesta de apoyo al sector remolachero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios