Los vecinos pierden 'los estribos'

  • Residencial El Estribo se prepara para la vista previa del juicio por el estado de sus viviendas, que se desmoronan · Los propietarios confían en salir de la pesadilla que comenzó con la entrega en 2008

Comentarios 9

El próximo día 15 está fijada la vista previa por la demanda solidaria interpuesta por los vecinos de 'Residencial El Estribo', en la zona sur junto a Fremap, contra todos los que de una u otra forma participaron en el proyecto y la construcción de esta promoción de 248 viviendas de protección oficial (VPO), que apenas dos años y medio después de su entrega, literalmente, se desmorona.

Cansados de recibir largas de la constructora y promotora de la urbanización (la UTE formada por Imasatec y Grupo Compás Gestión) cada vez que afloraba algún desperfecto -la lista es interminable-, los vecinos decidieron contratar los servicios de un bufete de abogados especializado -Francisco Mauriño y Asociados- en la materia y acudir a la vía judicial para reclamarles del orden de 4 o 5 millones de euros, más los incontables gastos a los que han tenido que hacer frente los afectados, conjuntamente o a título individual, importe con el que confían en salir de esta pesadilla, para lo que tendrán que reforzar las estructuras y acometer obras en viviendas particulares para hacerlas habitables y evitar que se les caigan encima.

El vecindario acudirá a la vista previa en los Juzgados con una gran pancarta en la que rezarán los títulos de dos programas de televisión que reflejan fielmente su difícil situación: 'Aquí no hay quien viva' y 'Esta casa es una ruina', aunque también podrían haber incluído una de cosecha propia del tipo 'Los vecinos pierden los estribos', alusiva al nombre de la promoción y a su estado de ánimo.

Si no hay alegaciones de las partes demandadas -la constructora/promotora, los arquitectos del proyecto y el arquitecto técnico responsable del mismo-, el juicio definitivo podría celebrarse el próximo otoño, aunque los vecinos temen que Imasatec, acogida a la ley concursal, pueda alterar el proceso.

A simple vista, en un paseo por la urbanización se aprecian los numerosos desperfectos, tanto los que ya existían cuando se entregaron las viviendas como los que han surgido con el paso del tiempo, en particular tras las inundaciones registradas hace dos inviernos, explica el presidente de la asociación de vecinos, Gumersindo Sánchez.

El colectivo vecinal ha iniciado una ronda de contactos -ayer recibió la visita de responsables del PP y en próximos días se reunirá con una delegación del Foro Ciudadano y con la federación de asociaciones de vecinos Solidaridad- para denunciar públicamente el "engaño" del que son víctimas y que, según Sánchez, comenzó con los retrasos de casi medio año en la entrega, al parecer, por la informalidad de Imasatec en el trámite burocrático de las VPO ante la Administración autonómica.

Paradójicamente, el Ayuntamiento emitió una nota de prensa oficial con motivo de la entrega de llaves de la tercera fase de la promoción el 4 de abril de 2008 en las que la alcaldesa, Pilar Sánchez, felicita tanto a las familias "por la posibilidad de emprender su proyecto de vida desde un inmueble en propiedad", como a los promotores por la "la alta calidad reflejada en el diseño y la ejecución de los trabajos".

Nada más lejos de la realidad, tal y como ha tenido oportunidad de comprobar el perito judicial enviado a la urbanización y que, según el presidente de los vecinos, terminó la visita "echándose las manos a la cabeza".

"Todo está hecho un desastre", señala Sánchez, quien explica que la demanda se articula en tres partes: los defectos de la estructura, los de las viviendas particulares y lo que no han ejecutado conforme al proyecto en las zonas comunes.

Dentro del primer apartado, el presidente de la asociación de vecinos muestra las grietas que, en mayor o menor medida, afectan a la práctica totalidad de los bloques, al cerramiento exterior y a las cajas de los registros de las compañías de electricidad y gas, a las que han dado parte por el riesgo de que cedan las casetas y haya algún apagón o fuga. De hecho, Sánchez asegura que algunos vecinos sufren apagones esporádicos cuando llueve por las filtraciones de agua a través de las grietas.

Dentro de las zonas comunes, el garaje es un claro ejemplo de los problemas que acumula la urbanización, ya que al margen de anegarse cuando llueve torrencialmente por un cambio de ubicación del acceso que el vecindario no se explica -la empresa situó una de las puertas en la avenida Puertas del Sur -la zona más baja- en lugar de hacerlo en el lateral como estaba previsto, son frecuentes las goteras sobre vehículos, las averías de la puerta porque se midió mal el hueco...

En cuanto a la piscina, que aún no se ha puesto en servicio por no ajustarse al proyecto, la empresa construyó sólo una en lugar de las dos previstas -una de mayores y otra de niños- y de dimensiones inferiores, a todas luces insuficiente para casi 250 familias.

Y dentro de las viviendas, son comunes las humedades y filtraciones, no se ha cumplido la memoria de calidades, las paredes tienen agujeros y las losas se levantan, como en las terrazas, con casos en los que entra una mano por la separación entre el suelo y la pared.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios