El vendaval se cobra su factura en ramas y árboles caídos

  • Los bomberos y personal municipal de Parques y Jardines debieron afrontar ayer ocho actuaciones por este motivo en la vía pública · El viento alcanzó los 65 km/h

El fuerte viento se cobró ayer su particular factura en forma de ramas, árboles y cornisas desprendidas. Según los servicios meteorológicos del aeropuerto, la racha de viento de mayor fuerza se padeció en el entorno de las 10,30 horas cuando se midieron ráfagas de hasta 65 kilómetros por hora. En el caso urbano el fuerte viento se dejó sentir con fuerza, aunque no tanta como en campo abierto. Según la estación meteorológica del Instituto Romero Vargas (Zona Sur) el viento llegó a soplar con velocidades de hasta 43 kilómetros por hora.

Al viento se unió la lluvia, que dejó a su paso precipitaciones de 9,3 litros en la ciudad y de 6 litros por metro cuadrado en el aeropuerto de Jerez-La Parra.

Como es sabido, la combinación de agua y viento es especialmente dañina para los árboles, que se ven zarandeados en un momento en que sus ramas soportan una carga extra en forma de agua. Así, los bomberos debieron salir ayer en ocho ocasiones, si bien en parte de ellas los trabajadores municipales del área de Parques y Jardines se hicieron cargo de la tala y traslado de los árboles derribados por el vendaval. Así se confirmó desde el Consorcio Provincial Contraincendios, donde destacaron que los bomberos del parque de Martín Ferrador sí intervinieron en la retirada de árboles en el Alcázar de Jerez (en dos ocasiones), otro en la calle Laguna (inmediaciones de Piscinas Jerez), en la retirada de una rama de árbol en calle Turquesa (en una urbanización de la carretera de Cartuja) y en el saneado de una pared que se había caído en parte hacia la carretera y la vía pública en calle Hiedra (en la barriada rural de La Guareña).

Los bomberos también debieron intervenir en el saneado de un muro que se derrumbó en la calle Buganvilla, en la zona de Picadueñas, así como en la retirada de una rama en la Porvera que mantuvo cortado el tráfico durante unos minutos. El árbol de mayor tamaño que ayer se vino al suelo estaba en la calle Loira, en la urbanización conocida como 'Los Cedros' en las inmediaciones de la glorieta de Biarritz.

De otro lado, cabe destacarse que el Ayuntamiento cerró a primera hora de la mañana de ayer todos los parques de la ciudad en previsión de accidentes. Estos serán abiertos en cuanto mejore la climatología.

Igualmente, la delegación de Infraestructuras informó ayer que en cuanto pasen las lluvias se seguirá con el programa de eliminación de baches para evitar que el pavimento de las calzadas se vea más deteriorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios