Las tres vidas de la Fundación Universitaria

  • Creada en 1982 fue reconstituida en 2002 al construirse el nuevo campus En 2013 se barajó liquidar

Fue en 1982 cuando se constituyó la Fundación Universitaria de Jerez. Su objetivo no era otro que promover actividades para que la ciudad contara con su propio campus universitario. Así, durante varios años, no solo trató de liderar esta reivindicación, que hizo suya el entonces alcalde Pedro Pacheco, sino que promovió diversas iniciativas para corroborar la apuesta decidida de Jerez por albergar estudios universitarios.

Así, a lo largo de ese tiempo, se celebraron conferencias y se editaron diversas publicaciones bajo el patrocinio de una fundación que, con el tiempo, cayó en el olvido. Sin embargo, se trató de resucitar en 2002 aprovechando que se iniciaba la construcción del campus de La Asunción, un espacio que acabó aglutinando las facultades ya existentes en la ciudad e incorporando nuevas titulaciones. Se reelaboraron sus estatutos y se inscribió en el Registro de Fundaciones de Andalucía.

Pero con el paso de los años, la Fundación Universitaria de Jerez fue víctima de la obsolescencia, aunque siguió manteniéndose dentro del grupo de órganos autónomos dependientes del Ayuntamiento.

En 2013, el anterior ejecutivo del PP inició un proceso de reestructuración del 'holding' municipal que contemplaba disoluciones y absorciones de empresas y organismos dependientes. Entre las entidades que se barajó extinguir estaba la Fundación Universitaria de Jerez puesto que carecía de actividad -de hecho lleva bastantes ejercicios sin que se conformaran sus órganos de gobierno y se aprobaran sus presupuestos anuales-. Sin embargo, y por causas que no han trascendido, no llegó a ejecutarse la liquidación.

De este modo, y en un intento desesperado por buscar órganos municipales que se pudieran hacer cargo del teatro Villamarta, alguien se acordó de que la Fundación Universitaria de Jerez continúa dentro del inventario municipal. Por ello, y ante la imposibilidad de crear un nuevo órgano ya que así lo impide la normativa que regula las administraciones locales, el equipo de gobierno halló en esta fundación la herramienta idónea. Paradojas de la vida, su inactividad y el ostracismo al que fue condenada le ha acabado dando una tercera oportunidad 35 años después de crearse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios