"Una vivienda es morada aunque se viva allí un fin de semana al año"

  • La Policía Nacional asesora a los administradores de fincas contra las ocupaciones y robos

El Cuerpo Nacional de Policía y el Colegio de Administradores de Fincas organizaron ayer una jornada en el Hotel Tryp de cara a analizar, tratar y dar soluciones a uno de los problemas que más afectan a este colectivo profesional: las usurpaciones de bienes inmuebles, los allanamientos de morada y los robos con fuerza en viviendas.

El comisario jefe de Jerez, Francisco J. García, y el presidente del Colegio, Rafael Trujillo, inauguraron una jornada que resultó ampliamente productiva. Numerosos administradores de Jerez y de toda la provincia llenaron el salón donde se pormenorizó en qué consiste un delito cada vez más frecuente.

Los agentes que ejercieron de ponentes en la jornada destacaron en todo momento que una vivienda es una morada siempre y cuando se viva en ella de forma permanente o, incluso, de forma eventual, como puede ser un apartamento de vacaciones o similares. Es por ello que los expertos policiales hicieron especial hincapié en que se conserven recibos de servicios tales como el de la luz o el agua para poder demostrar ante la autoridad judicial que se trata, efectivamente, de una morada y no de una vivienda que ha sido comprada pero a la que no se da uso alguno. Si es morada, la desocupación es inmediata. Los casos más preocupantes suelen darse cuando una persona no puede pagar una casa, la abandona y en el periodo de entrega al banco es ocupada. Demostrar quién es el propietario en ese preciso momento suele ser algo legalmente dificultoso.

Las ocupaciones que se prolongan en el tiempo son de aquellas viviendas que no son morada, es decir, que no tienen 'vida'. El proceso puede durar años.

El delito como tal es conocido legalmente como usurpación de bienes inmuebles. Hasta hace relativamente poco tiempo tan sólo se castigaba de forma penal la ocupación de una vivienda si mediaba la violencia. Ahora también lo es aunque ésta no se ejerza.

Las ocupaciones suelen hacerse de forma tranquila, sin mucho ruido. Es por ello que en ocasiones cuando los agentes acuden a una vivienda en la que de forma extraña hay alguien dentro "a veces nos encontramos con un robo con fuerza y otras con unos ocupadores".

De forma evidente, los administradores de fincas se encuentran en primera línea cuando estos hechos acaecen, pues es a ellos a quienes sus clientes piden explicaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios