"El histerismo de las niñas de los 80 era excesivo hasta para nosotros"

  • El grupo madrileño, que abrió recientemente la fiesta mayor de Desalia en la República Dominicana, presenta el próximo 26 de marzo su nuevo disco en el Auditorio Cajasol

El último de los más de 1.800 conciertos que han dado Hombres G transcurrió en la playa dominicana de Cabeza de Toro, ante la brisa marina, enormes palmeras, finas arenas claras y más de 6.000 personas vestidas completamente de blanco para la ocasión. Robert Ramírez, Javi Reina, Superlush Dj's, Chris Willis (el vocalista habitual de David Guetta) y Roger Sánchez alargaron hasta el amanecer la fiesta mayor de Desalia, el principal espectáculo que acoge anualmente la isla caribeña desde su creación hace cuatro ediciones por Ron Barceló.

Fueron David Summers, Dani Mezquita, Rafa Gutiérrez y Javi Molina quienes la abrieron. Hablamos con los miembros de la banda, que tras 26 años y 10 millones de discos vendidos siguen encantados de verse sobre un escenario. Como no sólo les va la marcha tropical, el próximo 26 de marzo los madrileños actuarán en el Auditorio de Cajasol, en el Patio de la Diputación, para presentar su reciente Desayuno continental y recordar sus grandes éxitos de toda la vida.

-Han dicho que éste es su disco más serio y reflexivo. ¿Qué ha pasado para que les saliera así?

-(Summers) Siempre intentamos hacer algo distinto, sorprendente. También nosotros nos aburrimos de nosotros mismos y de nuestro estilo, y queremos buscar otras maneras de ver la música.

-Insisten mucho últimamente en que hay que apostar por internet. Tengo que preguntarles no sólo por la 'ley Sinde', tambien por el debate de fondo -el verdaderamente importante- sobre los nuevos modelos de negocio...

-(Summers) Lo que está claro es que el sistema ha cambiado totalmente. Las ventas de los discos se han ido al carajo, todo se está descomponiendo. Pero hay que dejar de llorar y buscar otras maneras de sacarle partido a la música. Vemos ahora el disco como un reclamo más para que la gente entre en nuestra web, y aprovecharla para hacer otras cosas, como el proyecto que tenemos de hacer una serie. Ya no se puede hacer carrera en un barco que se está hundiendo.

-Y por lo tanto a ustedes, que disfrutaron de una de las etapas eufóricas de la vieja industria discográfica, la'ley Sinde' les parece...

-(Summers) Un parche. Un intento de arreglar un poco las cosas. (Gutiérrez) Yo creo que internet ha sido el invento social más importante de la Humanidad, y como todos los inventos de este tipo, va siempre por delante. Y las leyes van a rebufo. Las hacen, vale, ¿y qué? Al día siguiente internet pasa otra vez por delante.

-¿Les gusta más el éxito que vivieron en sus inicios o el de ahora?

-(Molina) Éramos unos chavalines cuando empezamos. Es todo tan distinto... El fenómeno fan que tuvimos en aquella época, con veintipocos años, fue escandaloso. Ahora ves las cosas con más sensatez y más distancia, se saborean mejor. (Mezquita) Ahora hacemos lo que nos da la gana, básicamente. (Summers) Y llegamos a más gente, ¿eh? Y nos quieren y nos respetan. De hecho, quizás nos respetan más ahora, porque somos mayores, algo bueno debe de tener envejecer. Y además el histerismo de las niñas adolescentes en los 80 era excesivo incluso para nosotros, nos sentíamos un poco raros con toda esa historia. Yo ahora me siento más tranquilo, aunque no lo parezca. (Gutiérrez) Es la mejor época de nuestra vida, seguro.

-Suelen decir que lo último que quieren es vivir de la nostalgia. ¿Cómo se evita eso tocando sistemáticamente en cada concierto Devuélveme a mi chica, Marta tiene un marcapasos, Venezia o El ataque de las chicas cocodrilo?

-(Gutiérrez) Nosotros estamos superorgullosos de nuestro patrimonio, ¿eh? Y si tienes tantas canciones que la gente quiere escuchar es que las has hecho cojonudas. (Mezquita) Somos conscientes de nuestro pasado, de lo que nos ha dado, pero no queremos vivir de él. Lo que no significa que tocar esas canciones sea un problema. (Molina) Hemos convertido temas nuevos en clásicos, ahí está por ejemplo Me siento bien. (Summers) Y vamos a ver, que esto es normal, le pasa a todos los artistas que tienen la suerte de llevar tantos años en activo. (Gutiérrez) Cuando volvimos a juntarnos teníamos claro que íbamos a hacer canciones nuevas, que la cosa no iba de dar conciertos y llevarnos la pasta a costa del revival. (Summers) Claro. Luchábamos contra nosotros mismos, contra el factor nostalgia, pero al final hasta hemos conseguido enganchar a gente nueva.

-Siguen siendo muy conocidos fuera de España. ¿Cuál es el lugar más extraño donde han escuchado alguna de sus canciones?

-(Summers) En un karaoke de Pekín. Alucinamos totalmente. Pero digamos que la expansión de nuestra música escapa a nuestro control. Te metes en Google, haces un un estudio y flipas. Tenemos gente en Japón y Noruega, en sitios que jamás habríamos imaginado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios