Fútbol CD Alcalá 2 - Xerez CD 0

Lorenzo pone el mundial al rojo vivo

  • El español recorta 25 puntos de una tacada a Rossi. En 250 cc Simoncelli sigue escalando mientras que Espargaró estrena victoria en 125 cc

El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) consiguió este fin de semana en Indianápolis lo que nadie se esperaba y que no era otra cosa que poner el mundial al rojo vivo con una victoria de doble efecto.

Lorenzo no lo tenía nada fácil, puesto que Daniel Pedrosa (Honda RC 212 V) había sido mucho mejor en entrenamientos y también partió como una exhalación con Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) pegado tras su estela, pero con lo que nadie contaba fue con los errores de estos dos súper clases de MotoGP.

Primero Pedrosa y después Rossi, quien ni siquiera pudo continuar, le entregaron a Lorenzo en bandeja no solo la victoria, sino el volver a soñar con luchar por un título mundial que, ahora, con sólo 25 puntos de diferencia, sólo depende de su pilotaje.

Rossi había llegado a Indianápolis con 50 puntos de ventaja, pero se marchó con apenas veinticinco a falta de cinco carreras, aunque la siguiente prueba sea al lado de su casa, esta próximo fin de semana, en Misano Adriático.

El enfrentamiento entre Lorenzo y Rossi, en el que Pedrosa es protagonista de excepción, subió un peldaño más en su intensidad con el cruce de declaraciones que ambos protagonizaron en Indianápolis pero que, por primera vez, se acabó saldando en favor del español y ello, quizás, sea el augurio de lo que puede representar el futuro inmediato de la categoría.

Y, en tanto Jorge Lorenzo sumaba más puntos que nadie en MotoGP, sucedió todo lo contrario con el resto de aspirantes españoles al título en el resto de cilindradas.

Álvaro Bautista logró un nuevo podio, con la tercera plaza, pero por delante de él se clasificaron el campeón mundial italiano marco Simoncelli y el líder de la clasificación provisional del mundial, el japonés Hiroshi Aoyama.

El nipón es ahora cuatro puntos más líder que antes, pero Simoncelli se encuentra ya metido de lleno en la pelea por despedirse de la categoría con su segundo título mundial.

Simoncelli, que cayó hasta en cuatro ocasiones durante los entrenamientos, no falló en carrera y se anotó un triunfo que le mete de lleno en la pelea por el campeonato, en tanto que Bautista pareció perder este fin de semana algo de fuelle con multitud de problemas en la puesta a punto de su Aprilia y en su rendimiento.

Menor, aunque también negativo, fue el resultado del líder del octavo de litro, el español Julián Simón, quien hubo de conformarse con la quinta plaza final, si bien como mal menor se puede apuntar que su principal rival en la actualidad, Nicolás Terol, fue cuarto, con lo que apenas le restó dos puntos.

Como a Bautista, Simón tampoco dio muestras de estar muy centrado en Indianápolis, le costó llegar al máximo nivel en entrenamientos y en la carrera tampoco estuvo a la altura de las circunstancias, aunque eso le «sentó» muy bien a Pol Espargaró, que llevaba mucho tiempo persiguiendo su primera victoria en el mundial y, al final, la consiguió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios