A LA VENTA EN 2018

Citroën apuesta por los SUV con el nuevo C5 Aircross

  • La marca francesa presenta en Shanghái un nuevo todocamino compacto que comparte elementos con los Peugeot 3008 y 5008.

Este nuevo C5 Aircross llegará a Europa en 2018. Este nuevo C5 Aircross llegará a Europa en 2018.

Este nuevo C5 Aircross llegará a Europa en 2018.

No es muy habitual que uno de los modelos estrella de una marca cambie radicalmente su imagen. Sin embargo, en el grupo PSA han pensado que una de sus berlinas de más éxito debía actualizarse para estar a la altura de sus rivales, de modo que han puesto el Citroën C5 sobre la mesa de diseño, han conservado únicamente su nombre, y lo han fusionado con el prototipo Aircross que la marca francesa presentó hace dos años.

¿El resultado? Un SUV de tamaño mediano con el que Citroën pretende revolucionar un segmento tan explotado como el de los todocamino.

Para ello ha incorporado interesantes novedades en los aspectos técnico, mecánico y estético del coche con un único objetivo en mente: sumarse a la lista de alternativas frente a los modelos de los grandes fabricantes alemanes y japoneses.

Con sus cerca de 4,5 metros es un todocamino de tamaño medio Con sus cerca de 4,5 metros es un todocamino de tamaño medio

Con sus cerca de 4,5 metros es un todocamino de tamaño medio

El diseño exterior del C5 Aircross es un claro retorno a la idea del prototipo presentado en Shanghái en 2015. Eliminando los aspectos más agresivos de su carrocería, este coche transmite una sensación de confort y seguridad que se refuerza por su imponente presencia y su horizontalidad respecto a la carretera.

Además, su acristalamiento de 360º supone una sensación de amplitud y luminosidad para los ocupantes. Asimismo, el frontal del coche es una de las zonas sobre las que más llaman la atención los responsables de la marca de los chevrones, pues es donde se localizan las ópticas LED y un capó con “pronunciados modelados”.

Comparte elementos con el 3008 y 5008

Ambos elementos confieren al C5 Aircross una personalidad muy llamativa y rompedora, pero que a su vez recuerdan a los modelos 3008 y 5008 de Peugeot, algo lógico siendo las dos marcas parte del grupo PSA.

Por otra parte, este coche no sería un buen heredero del prototipo Aircross si no contara con las protecciones Airbump en la zona baja de los laterales. Como siempre, estas protecciones acolchadas que evitan daños estructurales en impactos a menos de 50 km/h son a la vez un elemento decorativo que enaltece el aspecto lateral del coche y le aporta un gran carácter todocamino.

Los colores de los Airbump, al igual que los de la carrocería y el techo, son totalmente personalizables, permitiendo que cada conductor pueda disfrutar de un coche con una estética a su medida. Por último, las llantas están disponibles entre las 17 y las 19 pulgadas, con acabado diamantado en los diámetros más grandes para crear una imagen más lujosa y exclusiva.

El cuadro de instrumentos es una pantalla de 12,3 pulgadas. El cuadro de instrumentos es una pantalla de 12,3 pulgadas.

El cuadro de instrumentos es una pantalla de 12,3 pulgadas.

El interior del nuevo C5 Aircross es un espacio amplio y bien estructurado que invita al confort desde el momento en que se abren las puertas. Todos los ocupantes tienen a su disposición elementos que garantizan su comodidad y seguridad en todos los trayectos. Además, el conductor goza de una posición más elevada respecto al resto de ocupantes para disponer de un mejor dominio de la carretera. El aspecto tecnológico tampoco se queda atrás, ya que este coche cuenta con dos pantallas: una de 12,3 pulgadas en el cuadro de mandos y otra en la consola central desde la que se controlan todos los aspectos del coche.

Una de las grandes novedades que presenta este SUV es un nuevo sistema de amortiguación (Amortiguadores Progresivos Hidráulicos). Con este nuevo sistema en cada una de sus cuatro ruedas, el C5 puede hacer que amortiguador y muelle trabajen tanto de manera individual como conjunta, en función del terreno por el que circule.

El resultado es una estabilidad que elimina el efecto rebote en los movimientos largos y que garantiza un efecto “alfombra voladora” en terrenos abruptos. Con este innovador sistema, Citroën pretende revolucionar el mundo de las suspensiones como ya lo hiciera hace casi un siglo, para lo que ha tenido que registrar 20 patentes en el desarrollo de la misma.

Por último, el interior de este coche es un mostrador de las últimas y más modernas ayudas a la conducción disponibles en el mercado. Desde el reconocimiento de las señales hasta la vigilancia del ángulo muerto, el C5 Aircross busca facilitar en lo posible la labor del conductor y garantizar la seguridad e integridad del entorno.

En cuestiones de motorización, Citroën también ha querido ir un paso más allá y unirse a la tendencia de los vehículos híbridos. Con una sola versión presentada hasta el momento, el C5 Aircross se impulsa gracias a un motor térmico de 200 caballos que se combina con dos motores eléctricos en los ejes delantero y trasero, lo que le confiere una potencia total de 300 CV, siendo el Citroën de producción más potente de la historia.

Además, para garantizar la mayor eficiencia en ambos motores existe la posibilidad de que trabajen conjuntamente, pudiendo el motor térmico recargar con su funcionamiento las baterías eléctricas. En cualquier caso, existen cuatro modos de conducción disponibles: el modo 100% eléctrico, con una autonomía de 60 kilómetros; Híbrido, para conseguir el menor consumo en largas distancias; Combinado, en el que se fusiona la potencia de todos los motores; y 4x4, ideal para superar cualquier obstáculo que el coche encuentre.

Con su nuevo C5 Aircross, Citroën pretende continuar con el camino que PSA abrió gracias al Peugeot 3008. La apuesta de la marca francesa en este coche ha sido revolucionaria, y cuenta con un único objetivo: colarse entre los best-sellers de los todocaminos de tamaño medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios