Berlusconi planea pedir amparo al Tribunal Europeo de Estrasburgo

  • Quiere denunciar al Estado italiano por violación de su privacidad en el caso Ruby · El vicepresidente de los jueces milaneses reclama que se tomen medidas de precaución sobre los documentos del caso

Comentarios 1

El ministro de Exteriores de Italia, Franco Frattini, no descartó llegar hasta el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo si finalmente el jefe del Gobierno, Silvio Berlusconi, se querella, como ha anunciado, contra el Estado italiano por violación de la privacidad en el escándalo Ruby. Preguntado por los periodistas sobre la solicitud de la Fiscalía de Milán de abrir juicio inmediato para Berlusconi por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, el ministro habló de la posibilidad de que el asunto trascienda a la jurisprudencia italiana.

"La violación de la privacidad es un hecho que puede ser llevado no sólo a Italia, sino también ante la Corte Europea de los Derechos Humanos. Hay una jurisprudencia muy rica en esta materia", dijo Frattini en un acto en Roma sobre contenciosos judiciales, en declaraciones que recogen los medios italianos.

El ministro de Exteriores aseguró que la causa judicial contra el Estado que Berlusconi anunció el miércoles que pretende llevar a cabo tras conocer la petición de su procesamiento por el caso Ruby no sería un "remedio extraordinario", y dijo que "cuando un ciudadano se siente damnificado, tiene derecho a dirigirse ante el juez competente para obtener su tutela". "El solo hecho de que se pueda imaginar que se aspire a un cambio de Gobierno valiéndose de métodos judiciales es de por sí un elemento grave. Hace falta volver a la normalidad. Espero que vuelvan la serenidad y la normalidad nacional", apuntó.

Frattini se pronunció ayer en la misma línea de la cúpula de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), que sostiene que el caso Ruby, la joven marroquí que acudió a las fiestas de Berlusconi cuando era menor de edad, es una "persecución" de algunos magistrados para provocar la marcha del primer ministro.

Sobre los últimos ataques de Berlusconi a los magistrados, entre ellos a los del Tribunal Constitucional, el presidente de esta Corte, Ugo de Siervo, afirmó que es "denigratorio y gravemente ofensivo" acusar a sus jueces de ser parciales.

Mientras, todas las miradas siguen puestas ahora en la jueza para las investigaciones preliminares Cristina di Censo, quien tiene que decidir si finalmente envía a Berlusconi a juicio por el caso Ruby, algo que se prevé que suceda el próximo lunes o martes.

En el Palacio de Justicia de Milán, el vicepresidente del órgano de jueces para las investigaciones preliminares, Claudio Castelli, ha distribuido una circular a sus compañeros para pedirles que tengan el máximo cuidado con sus movimientos y vigilen sus oficinas, donde se custodian los documentos de la investigación del caso Ruby.

Castelli justifica ese especial cuidado en el hecho de que en los últimos meses se hayan producido tres episodios (el último denunciado el pasado martes) de intentos de forzar la cerradura de fuerzas y armarios donde se contienen datos sobre las fiestas privadas de Berlusconi.

"No os ausentéis nunca de la oficina dejando la puerta abierta, sino que debéis cerrarla siempre con la llave; tened cuidado y conservad los documentos delicados en la caja fuerte", señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios