La CDU de Merkel sufre un importante castigo en el estado federado de Hesse

  • Koch, que aspira a suceder a la canciller, pierde la mayoría mientras Wulff, otro 'delfín', se mantiene en Baja Sajonia

Comentarios 4

La Unión Democristiana de Angela Merkel logró ayer la reelección de su primer ministro en Baja Sajonia, Christian Wulff, que seguirá gobernando con los liberales, mientras que en Hesse, el primer ministro, Roland Koch, perdió la mayoría absoluta.

Según las primeras cifras, la candidata socialista, Andrea Ypsilanti, logró la mayoría de votos en Hesse. A la espera del resultado final, queda abierto quién formará Gobierno en ese estado federado, si Koch junto a los liberales o Ypsilanti con el partido de los Verdes.

Según los primeros pronosticos de los canales públicos de la televisión alemana, ARD y ZDF, en Hesse, la CDU de Koch, que ostenta la mayoría absoluta desde hace ocho años, se hizo con un porcentaje de entre el 35,7 y el 36,3 por ciento. El SPD, por su parte, logró un total de votos de entre el 37,1 y el 37,5 por ciento, de acuerdo a los datos difundidos por la televisión pública alemana.

El tercer partido fue el de los liberales (FDP), que quedó con un porcentaje de entre el 9,1 y el 9,4 por ciento del total, seguido por los Verdes con el 8 por ciento, y el Partido de Izquierdas, con una proporción de entre el 4,8 y el 4,9 por ciento y, por tanto, por debajo del 5 por ciento necesario para entrar en el Parlamento regional.

Según estas primeras cifras, en Baja Sajonia, la CDU alcanzó un porcentaje de votos del 43,8 por ciento, 4,5 puntos por debajo del resultado registrado en las últimas elecciones de 2003. El SPD sufrió el peor resultado de su historia al obtener un 29,6 por ciento de los votos. La tercera formación política más elegida en ese estado federado fue el Partido Liberal, con un 8,1 por ciento del total.

Un punto clave en estas elecciones fue la entrada por primera vez en la historia del Partido de Izquierdas en un Parlamento regional de un estado federado grande del oeste de Alemania: en Baja Sajonia, el Partido de Izquierdas ganó el 6,6 de los apoyos y con ello, se hace su hueco en el Landtag.

Tanto Koch como Wulff han sido considerados los posibles herederos de la canciller Merkel.

"Koch se lo juega todo", titulaba ayer el diario Bild en la línea de otros medios alemanes, que no sólo veían en estas elecciones una lucha de poder con el Partido Socialdemócrata (SPD) sino también una carrera personal por el puesto de número dos en la CDU.

El semanario Der Spiegel sostenía en su último número que Wulff y Koch, el primero delfín y el segundo halcón, se preparan desde hace años para ese puesto, desde el que accederían casi por inercia a la sucesión de Merkel en el supuesto de que ésta pierda las elecciones generales de 2009 y se vea obligada a dimitir.

Bild simplificaba el análisis aventurando en titulares que si Koch perdía Hesse, "Wulff puede convertirse en el príncipe heredero de Merkel".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios