Clinton sufre un duro revés en la recta final de las primarias demócratas

  • Los delegados de Florida y Michigan tendrán medio voto en la convención de agosto · Las votaciones de las primarias finalizarán mañana con la disputa de 31 representantes en Montana y Dakota del Sur

El Partido Demócrata estadounidense asestó el sábado un duro golpe a Hillary Clinton, al aceptar que los delegados de Michigan y Florida asistan a la convención que designará al candidato presidencial pero con voto reducido, lo que aleja a la ex primera dama de la nominación.

Tras un acalorado debate, la dirección demócrata acordó que los votos de los delegados de ambos estados valdrán la mitad en la decisiva convención del partido de agosto.

Este acuerdo supone un duro revés para la precandidata Hillary Clinton, señalaron comentaristas en la televisión.

En definitiva, tras esta decisión Clinton obtuvo 19 delegados más que Obama en Florida y 5 más en Michigan, lo que sin embargo no le permite recortar en mayor medida la ventaja en materia de delegados del senador por Illinois.

Según la página web independiente Real Clear Politics, Obama cuenta ahora con 1.983 delegados contra 1.782 de Clinton, cuando se necesitan 2.118 para obtener la nominación, y sólo restan tres primarias antes de la convención de agosto.

Restan por saber el destino de 86 delegados; los que se repartieron ayer en las votaciones de Puerto Rico y las que tendrán lugar mañana en Montana y Dakota del Sur.

La campaña de la ex primera dama amenazó entretanto con impugnar la decisión tomada ayer por el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) en la convención del partido, ya que Clinton solicitaba la totalidad de los derechos de voto a los 210 delegados de Florida y a los 156 de Michigan, estados donde logró una cuestionable victoria ya que el nombre de Obama ni siquiera aparecía en las papeletas de Michigan.

La cúpula del partido por su parte, no había reconocido los resultados de las primarias realizadas en ambos estados como castigo por haber adelantado su fecha de realización, en contra de las normas del partido.

La admisión de los delegados de Florida y Michigan era prácticamente la última esperanza de Clinton para luchar contra la nominación de Obama, quien ya se siente candidato a la presidencia.

El DNC votó por 27 a 0 a favor de rehabilitar a todos los delegados de Florida, pero sólo con medio voto cada uno, en un compromiso que refleja los resultados de la votación en ese estado en enero, y otorga a Clinton 19 delegados más que a su rival Obama.

En el caso de Michigan, el comité votó 19 a 8 por una propuesta del Partido Demócrata estatal que le da a Clinton sólo cinco delegados extra, en un acuerdo que reduce a la mitad el margen de la victoria de la ex primera dama en el estado.

Al inaugurar la sesión del sábado, el presidente del Partido Demócrata, Howard Dean, señaló que es necesario reunificar rápidamente al partido para vencer a los republicanos en noviembre.

"Debemos congregar y unificar nuestro partido", dijo Dean, cuando los sondeos predicen una batalla cerrada a la presidencia sin importar en definitiva quien sea el candidato demócrata.

Por su parte, el jefe de campaña de Obama, David Plouffe, dijo estar "extremadamente satisfecho" con el fallo.

Pero el ruidoso encuentro en Washington dejó también al descubierto la amargura de los funcionarios estatales de partido, que lamentaron que a sus electores se les privó del derecho al voto y expresaron abiertamente sus temores de que los demócratas, con las disputas internas, pudieran haber dado la victoria en los comicios de noviembre al candidato republicano John McCain.

La lucha continúa para Clinton a pesar de que se encuentra en la recta final de las primarias. Ayer se celebraban las primarias en Puerto Rico, donde ganó por un amplio margen.

A pesar de este buen augurio, bien sabe la senadora por Nueva York que el resultado no va a cambiar mucho su posición desventajosa, ya que Puerto Rico es un "estado libre asociado" de Estados Unidos y otorga sólo 55 delegados para la convención.

La decisión de su partido de arrebatarle las pocas posibilidades de acercarse a Obama llega en los últimos coletazos de las primarias, ya que sólo quedan por celebran dos votaciones mañana en Montana y Dakota del Sur, donde se reparten 31 delegados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios