Confrontación en la UE por el pulso del Reino Unido y la crisis migratoria

  • Schulz alerta de la inquietud de la Eurocámara por varias propuestas para los británicos en la primera reunión de la cumbre de Bruselas

Los frentes involucrados en las negociaciones sobre un paquete de reformas para el Reino Unido se endurecieron ayer durante la primera jornada de la cumbre de la Unión Europea, por lo que los intervinientes quedaron ayer emplazados para otro encuentro más corto tras la cena e igualmente para hoy, según informaron ayer diplomáticos en Bruselas.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, fijó una cita con el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Los jefes de la UE estaban trabajando en concesiones a Cameron para evitar una salida del Reino Unido, pero aún quedan de cuatro a cinco puntos controvertidos, según los diplomáticos. Uno de ellos es por cuánto tiempo podrían limitarse determinadas prestaciones sociales para ciudadanos de la UE en el Reino Unido.

Tusk sigue firme con sus planes de volver a negociar hoy por la mañana, en una ronda amplia de la cumbre, sobre la cuestión del Reino Unido. Sin embargo, el encuentro conocido como "desayuno inglés" podría retrasarse.

La cumbre de Bruselas debatía anoche fórmulas para evitar la salida de Reino Unido, que pondría patas arriba la UE, y para la crisis migratoria, que ha provocado un terremoto político en Alemania y profundas divisiones en Europa. Los líderes trataban de cerrar con Londres los asuntos espinosos de un acuerdo que se daba prácticamente por hecho antes de que arrancara la reunión.

Sin embargo, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, advirtió ayer a los líderes comunitarios que la institución tiene preocupaciones sobre varias de las propuestas y que habrá que resolverlas antes de que llegue al pleno. En su intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, el socialdemócrata alemán les explicó que hay que evitar malentendidos antes de que la Eurocámara tenga que debatir y adoptar el acuerdo.

En primer lugar, Schulz recalcó que el concepto de una "Unión cada vez más estrecha" consagrada en el Tratado no debe ser sólo sobre el pasado, sino también sobre el futuro, es decir una mayor integración, justo lo que Londres quiere descartar y aclarar, dado que no quiere avanzar hacia una mayor unión política.

En segundo lugar, criticó que Cameron quiera crear una "unión de múltiples monedas" porque el Tratado es muy claro al respecto: "La moneda de la UE es el euro" y su país ya tiene garantizado no sumarse al euro. "¿Por qué habría que tener alguna necesidad de aclarar esto?", se preguntó.

Además, subrayó que resolver ciertos problemas con la libertad de circulación en un país concreto por abuso del sistema social no puede resolverse "a costa de la discriminación entre ciudadanos comunitarios".

A propósito de los refugiados, pese a la irritación en Berlín, no se esperan soluciones hasta la próxima cumbre, en marzo. La crisis de los refugiados ha provocado una convulsión política en Alemania, donde la canciller ha dejado de ser intocable. Merkel no sacará nada sustancial de esta reunión. Pero Alemania, apoyada en la Comisión y en el Consejo, ha marcado en rojo la próxima cumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios