Desenterrando las hachas de guerra

El USS Ross zarpando desde el puerto de la base de Rota. La foto está tomada desde la cubierta del USS Porter, el otro navío atacante de ayer. El USS Ross zarpando desde el puerto de la base  de Rota. La foto está tomada desde la cubierta del USS Porter, el otro navío atacante de ayer.

El USS Ross zarpando desde el puerto de la base de Rota. La foto está tomada desde la cubierta del USS Porter, el otro navío atacante de ayer. / FITO CARRETO

Los destructores USS Ross y USS Porter de la de la Armada estadounidense destinados en la base de Rota lanzaron en la madrugada de ayer el mayor ataque naval a tierra con lanzamiento de misiles de la historia. La Casa Blanca confirmó que la operación se inició sobre las 30:40 (hora española; una hora más tarde en Siria). Su objetivo fue el aeródromo militar Shayrat, a 90 kilómetros tierra adentro, desde la costa mediterránea siria y a 25 kilómetros al suroeste de Homs, la tercera ciudad del país en población.

Los dos destructores norteamericanos desarrollaron el ataque desde fuera de aguas sirias con una pauta -disparos de misil con intervalo de quince segundos hasta vaciar las estaciones cuadruples lanzadoras de a bordo-, que se corresponde con una operación "negación y supresión". La finalidad de tales acciones no fue sólo destruir aeronaves, sino inutilizar por completo las pistas de despegue y rodadura, hangares, depósitos de combustible y munición, edificios administrativos, refugios acorazados e, incluso, vías de acceso al lugar atacado.

Los destructores lanzaron 59 'Tomahawk'con tres tipos distintos de cabeza de combate

Washington informó de que durante la misión fueron lanzados hasta 59 misiles Tomahawks. Este bombardeo constituye el mayor ataque naval contra objetivos terrestres con misiles ejecutado hasta la fecha por Estados Unidos. La cifra supera con mucho a los 25 disparados contra el cuartel general de la Inteligencia iraquí en junio de 1993; los 46 contra una fábrica de armas a las afueras de Bagdad en enero de 1993. Por contiendas ,el mayor total de misiles lanzados (282) se registró en la Guerra del Golfo, otros 219 lo fueron en la de Serbia y 13 en la de Bosniay Herzegovina. La cifra disparada ayer se explicaría por un afán de asegurar los blancos, pues los Tomahawks han tenido sonoros fallos en el pasado.

Los misiles lanzados por la Armada estadounidense contra Shayrat correspondían a tres variantes: los BGM-109 C son ingenios del tipo apodado novillo (bullpup), cuyos mecanismos de navegación y selección eletrónica de hasta quince blancos alternativo se emplazan alejados de la cabeza de guerra, lo cual permite una mayor carga de explosivo de alta potencia (usualmente 450 kilos).

Los Tomahwak BGN-109D llevan cargamento de explosivos de racimo y el ingenio se dispersa antes del impacto en pequeñas bombetas de caída libre, que explosionan en radio amplio, generando incendios y destruyendo inmuebles tanto de fábrica convencional como acorazada.

Los RGM/UGM 109-E son misiles subsónicos con munición de racimo de caída retardada, mediante un dispositivo denominado ballchute [acronimia inglesa de globo (balloon) y paracaídas (parachute)]. Como su nombre sugiere esta submunición despliega en fase de caída un globo inflable, que actúa como paracaídas de freno y retarda su llegada a tierra, lo cual puede hacerla estallar a diversas alturas.

Durante el ataque, los navíos contaron con apoyo de una aeronave Growler(Gruñidor), versión moderna del F-18 reconvertida en avión de guerra eléctronica, capaz de empastar los sistemas de alerta y disparo de los misiles antiaéreos S-200 sirios, así como los S-300 rusos.

El Pentágono evaluaba ayer el alcance de la destrucción causada con ayuda de satélites, una labor siempre estimativa si no se cuenta con observadores en tierra. El Pentágono también investiga la posibilidad de que Rusia conociera o fuera cómplice en el ataque químico contra la localidad Jan Shijún, ya que, según un análisis en su poder, un avión sirio responsable de la masacre en esa ciudad despegó del aérodromo de Shayrat. En esta base aérea operan tropas rusas de una unidad de helicópteros, por lo que podrían haber conocido esos planes, según el Pentágono.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios