Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

El Ejército obligó a Hugo Chávez a admitir la derrota en el referéndum

  • Los mandos militares aconsejaron al presidente que aceptara los resultados para evitar una confrontación violenta cuando el mandatario se negaba a hacerlo

Los mandos militares aconsejaron al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que aceptara la derrota para evitar una confrontación violenta, cuando el mandatario se negaba supuestamente a hacerlo el domingo tras la consulta sobre su reforma constitucional, dijeron ayer medios de prensa.

La versiones indicaron que el domingo por la tarde los mandos se reunieron con Chávez, con los resultados del referéndum en la mano, y que el mandatario quería esperar a tener el 100 por ciento de las actas contabilizadas para pronunciarse.

Los oficiales le habrían aconsejado que aceptara de inmediato los resultados, puesto que el recuento total tardaría aproximadamente cuatro días, por el porcentaje de actas manuales, en los que la zozobra traería un "río de sangre" al país, dijo el diario El Universal.

Agregó que en el Fuerte Tiuna, la principal instalación militar de Caracas, se ordenó el acuartelamiento de las tropas y un general le advirtió al presidente que la Fuerza Armada no saldría a reprimir a la población venezolana que pediría respeto al voto, ya que "este país no aguantaría estos días de agitación".

Al lado de Chávez estaba el ministro de Telecomunicaciones e Informática, Jesse Chacón; el gobernador del estado de Miranda, Diosdado Cabello, quien es hombre incondicional del mandatario; y cuatro oficiales más entre otros, esperando las primeras cifras del referéndum.

Las versiones señalaron que cuando se enteró de los números oficiales, de 50,70 por ciento para el no y 49,29 para el sí, el presidente se exaltó y pronunció unas pocas palabras.

"Me mintieron, me engañaron", expresó el mandatario, según las versiones, refiriéndose al comando de campaña por el sí y a la Asamblea Nacional (Congreso), por supuestamente haberle informado durante todo el día del triunfo de la reforma.

Además de la advertencia del general, que no fue identificado, recibió mensajes desde la ciudad central de Maracay que le hicieron llegar militares identificados con el ex ministro de Defensa Raúl Baduel, que le hicieron entender y recapacitar que era inconveniente postergar el anuncio de los resultados.

Según las versiones, necesitaron hasta a un experto del Consejo Nacional Electoral (CNE), quien se trasladó al Fuerte Tiuna para exponer los argumentos que decían que los resultados eran irreversibles. Después de una hora de discusión, Chávez se paró y decidió avalar los cómputos que mostraban un triunfo por estrecho margen del no.

El CNE prolongó la entrega de los resultados al país hasta después de la 01.00 (hora local, seis de la mañana en España) del lunes, a pesar de tener un sistema totalmente automatizado de votación y prometer el primer informe a las 20.00 de la noche del domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios