Entra en vigor la convención que prohíbe las bombas de racimo

  • Por el momento, sólo 37 países se han sumado a una decisión largamente esperada

Figuran en el arsenal de casi cualquier país y han sido un recurso común de los ejércitos desde la Segunda Guerra Mundial, pero las bombas de racimo, que según los expertos matan con gran diferencia más civiles que soldados, podrían tener las horas contadas.

La convención sobre bombas de racimo que entró ayer en vigor prohíbe un arma tan mortífera como indiscriminada, aunque por el momento sólo 37 países del mundo se han sumado a la prohibición de fabricación, comercio y utilización de estos artefactos.

Las bombas de racimo se abren en el aire y diseminan multitud de pequeñas granadas, incluso centenares, según el modelo. Lanzadas con artillería pueden desatar una verdadera lluvia de explosivos que convierta el campo de batalla en un infierno.

"El problema es que la munición no distingue entre civiles y soldados", explica Thomas Küchenmeister, director de la organización alemana contra las bombas de racimo Aktionsbündnisses Landmine. Según el experto, "hay investigaciones internacionales que cifran en un 98% las víctimas civiles de las bombas de racimo".

El motivo: este tipo de armamento suele utilizarse para "limpiar" terrenos del tamaño de un campo de fútbol y arrasar indiscriminadamente con quien se encuentre en el lugar.

"Pero el mayor peligro son las granadas que no estallan", señala Steve Goose, Human Rights Watch. "Incluso con los tipos de munición mejores y más modernos se da una tasa de entre un 5% y un 10 %de granadas que no explotan".

Los proyectiles quedan así en el escenario del combate librado ayer, pero siguen matando mañana. Cuando en el sitio no hay ya soldados, sino civiles. Y todo esto con un añadido macabro: "Como son de colores atraen sobre todo a niños. Y pueden estallar incluso después de años".

La lista de conflictos donde se utilizaron bombas de racimo es interminable. Entre los casos más recientes, la OTAN las usó en la guerra por Kosovo en 1999, Estados Unidos lo hizo en Iraq en 2003, Israel y Hezbolá en el Líbano en 2006, y Rusia y Georgia en su guerra de 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios