Europa cierra filas contra Le Pen

  • Bruselas rompe su tradicional neutralidad para apoyar al candidato centrista

El presidente francés, François Hollande, depositaba ayer una corona por el 120 aniversario del genocidio armenio. El presidente francés, François Hollande, depositaba ayer una corona por el 120 aniversario del genocidio armenio.

El presidente francés, François Hollande, depositaba ayer una corona por el 120 aniversario del genocidio armenio. / christophe petit tesson / efe

La UE respiró ayer aliviada tras la victoria del socioliberal Emmanuel Macron en la primera vuelta de las presidenciales francesas y Bruselas rompió su tradicional neutralidad para apoyar en la segunda vuelta al europeísta frente a la ultraderecha de Marine Le Pen.

Macron -el más proeuropeo de los 11 candidatos de la primera vuelta, partidario sin matices de relanzar el proyecto europeo- se enfrentará a la paradójicamente eurodiputada Le Pen, que ha hecho del abandono del euro su bandera y ha defendido la celebración de una consulta para la salida de Francia de la UE.

La votación en Francia es la tercera cita electoral comprometida del año por el auge de los ultras

La disyuntiva, única no sólo por la ausencia de partidos tradicionales sino también por la fractura ideológica que refleja, ha convertido la segunda vuelta en una suerte de "referéndum sobre Europa", según el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

El socialista francés fue uno de los primeros en pedir el voto para Macron, que comparte su ambición por una profundización de la eurozona. "Hay un candidato que es el de todos los demócratas y proeuropeos, que es Emmanuel Macron. No debe faltarle ningún voto y tendrá el mío el 7 de mayo", dijo ayer Moscovici.

Con Europa en el centro de la campaña, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini; el jefe negociador para el Brexit, Michel Barnier (conservador francés como François Fillon), o los principales grupos de la Eurocámara, entre otros, se lanzaron a apoyar al líder centrista.

Juncker le felicitó "por su resultado en la primera vuelta y le deseó ánimo para el futuro", informó el portavoz comunitario, Margaritis Schinas, en Twitter. "Ayer sólo había una elección, entre la defensa de lo que Europa encarna y la opción que busca la destrucción de Europa. Así que nuestro presidente ha pensado que era útil llamar al candidato que había defendido la opción a favor de Europa", explicó Schinas preguntado por la inusual felicitación de la Comisión, que tiene por norma no pronunciarse sobre procesos electorales en curso.

"Ver las banderas de Francia y la UE saludar el resultado de Macron es la esperanza y futuro de nuestra generación", afirmó Mogherini en Twitter.

Por su parte, Barnier aseguró: Como "patriota y europeo confiaré el 7 de mayo en Macron".

La victoria parcial de Macron supone una balón de oxígeno para la UE, después del varapalo del referéndum sobre el Brexit hace diez meses. De confirmarse la caída de Le Pen en la segunda vuelta, Bruselas salvaría una tercera cita electoral comprometida tras la derrota de los ultras en Austria, Holanda y, parece, Francia, a la espera de saber lo que ocurre en septiembre en Alemania.

En esta tesitura, Bruselas hace malabares para encontrar el difícil equilibrio entre el mantenimiento de su neutralidad y la necesidad de apoyar a un candidato eurófilo, especialmente después de haber sido muy criticada por no haberse posicionado con más firmeza en el referéndum sobre el Brexit.

El portavoz de la Comisión insistió en que ésta "no hará campaña" de cara a la segunda vuelta pero que estará preparado para hacer "una defensa de la verdad fáctica y objetiva" de las políticas europeas y "disipar las controversias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios