Fuerzas de seguridad chinas condenan el asesinato de un "periodista ciudadano"

  • Se trata de un raro caso de autocrítica de las fuerzas de mantenimiento de la ley chinas

Un centenar de responsables de seguridad pública en diversas zonas de China condenaron hoy la muerte, a manos de efectivos de su mismo cuerpo, de un "periodista ciudadano" en la provincia central china de Hubei, en un raro caso de autocrítica de las fuerzas de mantenimiento de la ley chinas.

Los responsables de estas fuerzas de seguridad, llamadas "chengguan" y que operan en muchos pueblos de China como policías sin pertenecer a ese cuerpo, emitieron un comunicado en el que condenaron el "brutal" ataque a Wei Wenhua y aseguraron que el acto "viola los derechos humanos".

Esta es una de las primeras ocasiones en las que las autoridades chinas se alinean junto a organizaciones internacionales de derechos humanos críticas con Pekín, dado que la semana pasada la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) atacó enérgicamente este ataque.

Los "chengguan" de todo el país pidieron a sus colegas en toda la geografía nacional que mejoren su práctica profesional y se esfuercen por ofrecer una imagen "amistosa y civilizada" ante la opinión pública.

Wei Wenhua falleció el 7 de enero en la localidad de Tianmen, cuando intentaba filmar con su teléfono celular un enfrentamiento entre los "chengguan" y unos manifestantes.

RSF señaló que Wei "fue golpeado hasta morir por hacer algo que cada vez es más frecuente y que era la única prueba para aplicar la ley contra estos oficiales que sobrepasaron los límites".

Cuando los matones descubrieron a Wei filmando con su móvil, se dirigieron hacia él y lo apalearon durante varios minutos antes de llamar a una ambulancia, incluso después de que éste les entregara el móvil.

El ayuntamiento de Tianmen reconoció que el ataque había sido obra de los "chengguan" y ordenó una investigación de varios funcionarios municipales por el suceso.

Los responsables nacionales de este cuerpo, que suele operar en localidades pequeñas donde no hay efectivos de policía suficientes, prometieron que "el empleo de brutalidad para hacer cumplir la ley se ha terminado" y sólo se podrá hacer uso de la fuerza de forma "razonable".

Los "chengguan" también suelen encargarse de tareas como la persecución de vendedores ambulantes, mendigos, personas que entregan folletos de publicidad gratuita o puestos de venta de artículos pirateados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios