El Gobierno de Egipto promete diálogo mientras la lucha callejera continúa

  • Mubarak afirma que quiere dimitir, pero no lo hace porque se generaría un gran caos para el país.

Comentarios 12

Las elecciones presidenciales de septiembre próximo no serán retrasadas "por ningún motivo", afirmó este jueves el vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, en una entrevista difundida por la televisión pública. Suleimán también dijo que las protestas que se llevan a cabo en Egipto desde la semana pasada responden a "agendas extranjeras", de determinados empresarios, que no identificó, y a los intereses de los Hermanos Musulmanes (islamistas).

En la entrevista, la primera que se difunde de Suleimán desde que fue designado vicepresidente, el pasado sábado, el alto funcionario insistió en un diálogo que ha comenzado en las últimas horas, con la ausencia de los principales grupos de la oposición. Ese diálogo, que se prolongará por cinco o diez días, dará pie a un calendario de trabajo que debe culminar con los próximos comicios, agregó Suleimán, que insistió en que ni Mubarak "ni nadie de su familia" se presentará a esos comicios.

El hijo menor de Mubarak, Gamal, alto dirigente del gobernante Partido Nacional Democrático (PND), se perfilaba como uno de los más probables sucesores de Mubarak, junto con el propio Suleimán. El vicepresidente egipcio admitió que en el diálogo que ha iniciado el Gobierno están ausentes importantes partidos de la oposición, como el liberal Wafd y el izquierdista Tagamu.

También están ausentes los principales grupos que promueven las propuestas contra el régimen de Mubarak: los Hermanos Musulmanes y la Asamblea Nacional para el Cambio, que lidera el premio nobel de la paz Mohamed el Baradei. En la entrevista, que se prolongó por 45 minutos, el general Suleimán reveló que "se estableció un contacto" con los Hermanos Musulmanes, grupo ilegal pero tolerado por el régimen, a fin de que se vinculen al diálogo político. "Están con dudas (sobre su posible participación), pero creo que es una oportunidad valiosa para ellos", añadió.

El plazo de septiembre para las elecciones, insistió, "es necesario que se cumpla", y dio a entender que, al igual que no se prevé ningún retraso para los comicios, tampoco sería posible un adelanto. "Necesitamos tiempo para el proceso electoral", añadió. "El consenso necesita tiempo y diálogo", insistió.

Acerca de las protestas contra el régimen de Mubarak, Suleimán dijo que "las demandas que piden los jóvenes son legítimas", pero dio a entender que están siendo manejados por quienes defienden "agendas extranjeras o por los Hermanos Musulmanes". "Estamos reuniendo información sobre el asunto", añadió. Aunque la oposición está pidiendo que sea disuelto el Parlamento, que surgió de las elecciones legislativas de noviembre y diciembre, plagadas de denuncias de fraude, Suleimán rechazó esa posibilidad.

El presidente habla para la ABC estadounidense

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak,  dijo que estaría dispuesto a dimitir pero que teme que de hacerlo el  país se sumerja en el caos, según un artículo publicado  por la  emisora estadounidense ABC. 

Según la periodista que entrevistó al mandatario, que lleva 30  años en el poder, Mubarak dijo "estar cansado" de la vida pública.  Pero, añadió, "si dimito habrá un caos", citó la emisora.  En lo que fue su primera declaración a medios internacionales tras  el anuncio de que no se presentará nuevamente a elecciones, Mubarak  lamentó los hechos registrados este miércoles: "Lamenté mucho lo que  sucedió ayer. No quiero que los egipcios luchen contra egipcios". 

Al referirse a los incidentes registrados en la plaza Tahrir este  miércoles, Mubarak destacó que el gobierno no es responsable de la  violencia que llevó a la muerte de al menos cinco personas. Según la  emisora, el mandatario responsabilizó de la violencia a la agrupación  opositora Hermanos Musulmanes. 

Este miércoles, la célebre plaza de El Cairo fue escenario de  enfrentamientos entre seguidores de Mubarak y manifestantes que se  oponen al gobierno. Según testigos, entre los atacantes de la  fracción progubernamental había policías de civil. 

Las declaraciones de Mubarak de fueron críticas al  pronunciarse sobre las exigencias del mandatario estadounidense  Barack Obama.Mubarak aseguró haber dicho a Obama en conversación  telefónica: "Usted no entiende la cultura egipcia y no entiende lo  que pasaría si yo dimitiera ahora". 

 Al hablar de las elecciones de septiembre, el actual presidente de  Egipto afirmó: "Nunca tuve la intención de presentarme nuevamente (a  las elecciones)". Tampoco tenía previsto que su hijo, Gamal, lo  reemplazara al frente del país, agregó ante la presencia de Gamal. 

Asimismo, destacó que no huirá de su país. A sus 82 años, aseguró  que morirá en suelo egipcio. Y al preguntársele qué pensaba al ver a  la gente insutlándolo en las calles señaló: "No me importa lo que  diga la gente de mí. En este momento me preocupo por mi país, me  preocupa Egipto", destacó. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios