Human Right Watch denuncia la muerte de 302 personas en Egipto durante las protestas

  • La organización acusa al Gobierno de presionar a los hospitales para que minimicen las cifras de víctimas mortales.

La organización de Derechos Humanos estadounidense Human Rights Watch (HRW) ha registrado la muerte de al menos 302 personas durante las movilizaciones antigubernamentales en Egipto y ha denunciado que las autoridades han presionado a los servicios médicos del Estado para que informen a la baja sobre el número de víctimas.

Asimismo, en un comunicado difundido este martes, la organización advirtió de que la gran mayoría de las víctimas se produjeron en El Cairo, Alejandría y Suez entre el 28 y el 29 de enero como resultado de  los disparos de fuego real efectuados por la Policía durante las manifestaciones y añadió que un número "significativo" de las muertes se debieron al impacto de balas de goma y de botes de gases lacrimógenos disparados contra la multitud a muy poca distancia.

Tras un recorrido por ocho hospitales, el equipo de investigadores de Human Rights Watch ha constatado al menos 232 muertos en El Cairo, 52 en Alejandría y 18 en Suez, todos ellos fallecidos desde el pasado 28 de enero, según informó la organización ayer martes en un comunicado.

Las cifras, que no son oficiales, fueron aportadas por médicos de dos hospitales de El Cairo, dos de Alejandría y uno de Suez, así como por la Federación Internacional de Derechos Humanos, que ha visitado otros tres hospitales en la capital.

En declaraciones a la BBC, el ministro de Sanidad, Ahmed Sameh Fareed, calificó de "falsas" las cifras de HRW y anunció que su departamento haría públicos sus propios datos "dentro de unos días". La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, declaró el pasado 1 de enero, citando datos no confirmados, que hasta 300 personas podrían haber muerto durante las protestas.

En algunos hospitales, los delegados de Human Rights Watch obtuvieron las listas no oficiales sobre muertos gracias a los médicos encargados de la morgue. En otros centros, los datos sobre muertos fueron aportados por médicos encargados de los servicios de emergencia. Aparte, HRW ha visitado regularmente el hospital improvisado de la plaza Tahrir, epicentro de las protestas contra el presidente Hosni Mubarak, para conseguir nuevos datos.

Fuego Real

Según los médicos con los que ha contactado Human Rights Watch, la mayoría de los muertos se produjeron entre el 28 y el 29 de enero a causa de los disparos con fuego real y de las balas de goma. Asimismo, un "significativo" número de víctimas mortales fallecieron a causa de los botes de gases lacrimógenos disparados a corta distancia.

El acceso a los hospitales es muy difícil y Human Rights Watch solo pudo conseguir las listas bajo palabra de preservar los nombres de los médicos informantes. Los delegados de la organización no pudieron ver los certificados de muerte ni obtener los nombres de todos los fallecidos. En algunos casos, según HRW, los familiares no han tenido acceso a los certificados en los que se precisaban las causas de las muertes.

Algunos de los médicos explicaron a Human Rights Watch que los responsables de los hospitales del Estado han sido presionados por el Gobierno para que minimizasen el número de víctimas mortales.

Aparte, según la organización, "es posible que el número real de muertos sea significativamente superior a los 302 registrados por Human Rights Watch, dado que las cifras se basan únicamente en las visitas a ocho hospitales de solo tres ciudades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios