Macron y Le Pen abren la campaña entre insultos y descalificaciones

  • El ex ministro de Economía logra el apoyo de socialistas y conservadores de cara a la segunda vuelta del 7 de mayo

  • La ultraderechista asegura que es el "bebé" de Hollande

Los entornos de los candidatos a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, intercambiaron ayer ataques y descalificaciones, pocas horas después de la primera ronda de los comicios.

El director de campaña de Le Pen, David Rachline, acusó a Macron de ser un agente de la "globalización desinhibida y de la inmigración masiva". Según Rachline, Macron aceleraría la política del actual presidente, François Hollande. "Creo que representa a este sistema que no funciona", apuntó. "Tenemos legitimidad para atacar a este sistema".

La bolsa de París subió un 4,51% hasta los 5.287 puntos, su mejor valor desde enero de 2008

Por su parte, el portavoz de Macron llamó ayer "Mamá Noel" a Le Pen por sus propuestas económicas populistas. "Ha multiplicado los regalos fiscales", dijo Benjamin Griveaux, que consideró de "absoluta irresponsabilidad" la falta de explicación del equipo de Le Pen sobre cómo se financiarían los recortes de impuestos. "Queremos garantizar que las democracias occidentales ven en el pueblo francés una esperanza para poner fin al auge del populismo", añadió.

Con el 97% de los votos escrutados, el ex socialista Macron sumabas un 23,9% de los votos frente al 21,4% de Le Pen. El conservador François Fillon logró un 19,9% y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon el 19,6%. El candidato socialista, Benoît Hamon, sólo sumó un 6,35% de los apoyos.

La participación se situó en el 78% y los resultados generales conocidos corresponden a Francia y los territorios de ultramar, aunque aún faltaba contabilizar los votos de los franceses residentes en el extranjero. La segunda vuelta que enfrentará a Macron y Le Pen tendrá lugar el 7 de mayo.

El resultado es el mejor que ha conseguido en la historia el extremista y xenófobo Frente Nacional (FN): más de 7,6 millones de franceses apoyaron a Le Pen. Hasta ahora el récord de la agrupación se registró en 2015, en la segunda ronda de las elecciones regionales, cuando la agrupación cosechó 6,8 millones de votos. El porcentaje fue en este caso mayor, de un 27%, debido a que la participación electoral fue mucho más baja.

Por primera vez desde 1958 no pasó a la segunda ronda de las elecciones ni el candidato de los conservadores ni el socialista.

Las encuestas prevén que en la segunda ronda el líder de ¡En Marcha! se imponga a Le Pen.

Como sucedió en 2002, cuando el padre de Marine, Jean-Marie, pasó a la segunda vuelta, Macron buscará movilizar estas dos semanas a electores de izquierda y de derecha para poder derrotar ampliamente a la ultraderecha como lo hizo Jacques Chirac entonces, con un 82% de los votos.

La noche del domingo, el ex ministro de Economía ya logró el apoyo del derrotado candidato socialista, Hamon, y del conservador Fillon, que llamaron a sus seguidores a votarle para derrotar a Le Pen. Mélenchon, sin embargo, anunció que realizaría una encuesta entre sus seguidores.

El presidente de los socialistas galos, Jean-Christophe Cambadélis, pidió ayer a sus simpatizantes que redoblen sus esfuerzos en la campaña. Se trata de defender los valores de la República y de derrotar al Frente Nacional, advirtió. "Queremos que triunfe la República", dijo.

El Partido Socialista imprimirá cuatro millones de panfletos a favor de Macron, colgará cientos de miles de pancartas y organizará cientos de actos electorales para impulsar la candidatura de su antiguo correligionario.

La animadversión hacia la candidata ha creado además extrañas parejas: han coincidido en solicitar el voto por Macron tanto la patronal como el primer sindicato del país, la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT).

Sin apoyos oficiales de peso, Le Pen denunció ayer que hay un "viejo frente republicano podrido, que ya nadie quiere" y cuya meta es aliarse con Macron.

"Fillon ya lo dijo. Macron es el bebé de Hollande", indicó la ultraderechista en France 2 Le Pen, al tiempo que señaló que hay muchos cargos de Los Republicanos que no comparten la posición de Fillon en favor de Macron.

La noche electoral se saldó en París con enfrentamientos entre la Policía y manifestantes radicales de izquierda que acabaron con 29 detenidos, informó un portavoz policial. En total, fueron arrestados temporalmente 143 personas. Seis policías y tres manifestantes resultaron heridos.

Por otro lado, las bolsas europeas saludaron ayer los resultados de las elecciones galas. El índice parisino CAC-40 subió un 4,51% hasta los 5.287,13 puntos, su mejor valor desde enero de 2008, y el británico FTSE-100 de Londres aumentó un 1,76% hasta los 7.239,91 enteros. El principal índice bursátil de Alemania, el Dax, avanzó más de un 2,8% y batió un nuevo récord al subir hasta los 12.389 puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios