La OTAN investiga las acusaciones de que sus ataques masacraron a civiles afganos

  • El número de muertos no combatientes en Afganistán se incrementó un 3,8% en 2010

Las autoridades afganas denunciaron ayer la muerte en el este de Afganistán de seis civiles, todos de la misma familia, en un bombardeo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), que anunció una investigación sobre los hechos.

Ésta es la segunda investigación que la ISAF abre en las últimas 48 horas, después de que el domingo el gobernador de la provincia oriental de Kunar, Fazlulá Wahidi, denunciara las muertes de 51 civiles en otro bombardeo registrado en esa provincia.

Según las autoridades afganas, los seis civiles -una pareja y sus cuatro hijos- murieron anoche en el conflictivo distrito de Jogayani, de la provincia de Nangarhar, cuando un misil de las fuerzas internacionales impactó contra su vivienda.

"Las fuerzas de la OTAN lanzaron proyectiles contra tres personas que colocaban un artefacto, pero un proyectil impactó contra la casa", dijo a Efe el gobernador de la provincia de Nangarhar, Ahmad Zía Abdulzai.

En un comunicado, la ISAF aseguró que está "investigando el trágico accidente" que causó "accidentalmente muertes y heridas a civiles afganos", durante su enfrentamiento con los tres insurgentes que manipulaban el artefacto. "Tras el combate, las fuerzas de la coalición observaron tres vehículos que se dirigían a un hospital local. Los pasajeros de los vehículos informaron de que el techo de su casa se derrumbó durante el combate, lo que causó las bajas", añadió la organización militar.

Durante 2010 murieron en Afganistán 2.421 civiles, lo que supuso un aumento del 3,8% respecto al año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios