fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Sarkozy atribuye a la "gamberrocracia" los últimos incidentes en París

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró ayer que los disturbios que se han producido a comienzos de semana en los barrios de la periferia de París "no tienen nada que ver con una crisis social" sino con la "gamberrocracia". "Rechazo toda angelización que pretenda presentar a cada delincuente como una víctima de la sociedad, a cada revuelta como un problema social", dijo el jefe del Estado en un discurso sobre seguridad ante 2.000 policías y gendarmes.

"Si dejamos que un gamberro se convierta en el héroe de un barrio estamos insultando a la República y a vuestro trabajo", les dijo el presidente a los agentes.

Sarkozy aseguró que ampliará el trabajo de seguridad en los barrios conflictivos de las periferias de las ciudades, que inició en 2002 cuando se hizo cargo del Ministerio del Interior.

"Esta política determinada ha dado sus frutos", afirmó el presidente, quien recordó que el Gobierno presentará en enero próximo un nuevo plan para ayudar a los barrios deprimidos.

El jefe del Estado señaló que la solución a estas barriadas no pasa por "destinar más dinero de los contribuyentes" sino por "arrestar a los alborotadores", aunque se comprometió a "tender la mano" a los que "quieran progresar honestamente". "Seremos más generosos con los que quieran una formación y un empleo, una familia y una vivienda, y más severos con los que sólo piensan en envenenar la vida de los demás", aseguró.

Pidió a las fuerzas del orden que "utilicen todos los medios" que precisen para arrestar y llevar ante un juez a los que dispararon con armas de caza contra agentes en las dos primeras noches de la revuelta y mostró "la solidaridad de todo el Gobierno" con los policías, una decena de los cuales fueron alcanzados por disparos.

Un importante despliegue policial, con un millar de agentes apoyados desde el aire con helicópteros, logró que las dos últimas noches fueran más tranquilas en los barrios afectados, en particular en el municipio de Villiers-le-Bel, al norte de París.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios