Trump aboga ahora por una política exterior más intervencionista

  • El secretario de Estado de EEUU pedirá responsabilidades a quienes "dañen a inocentes en cualquier parte del mundo"

  • El Kremlin exigirá explicaciones a Tillerson por el bombardeo a Siria

Trump aboga ahora por una política exterior más intervencionista Trump aboga ahora por una política exterior más intervencionista

Trump aboga ahora por una política exterior más intervencionista / shealah craighead / efe

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, afirmó ayer que su país pedirá responsabilidades a aquellos que causen "daños a inocentes en cualquier parte del mundo".

"Nosotros nos rededicaremos a pedir responsabilidades a todos los que cometan crímenes contra inocentes en cualquier parte del mundo", destacó Tillerson, según el Twitter oficial del Gobierno de EEUU.

El jefe de la diplomacia estadounidense realizó estas declaraciones durante una visita al mausoleo en memoria de los crímenes cometidos por los nazis en la conocida como masacre de Santa Ana de Stazzema, una localidad situada en la provincia italiana de Lucca, en la que murieron más de medio millar de personas en 1944.

Tillerson estuvo acompañado por el ministro de Exteriores de Italia, Angelino Alfano, y la alta representante de la UE para la Política Exterior, la italiana Federica Mogherini. "Este sitio será el lugar de inspiración para nuestra acción", consideró.

El secretario estadounidense está en Italia para participar, ayer y hoy, en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo (G7, EEUU, Francia, el Reino Unido, Japón, Alemania, Italia y Canadá) centrado en la crisis siria y las relaciones con Rusia, donde viajará después para mantener un encuentro con su jefe de la diplomacia, Sergei Lavrov.

Respecto a Rusia, Tillerson acusó al Kremlin de no evitar el ataque químico presuntamente cometido por el régimen de Bashar al Asad el pasado martes contra la localidad siria de Jan Shijun, donde al menos 87 personas murieron, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En la madrugada del viernes, EEUU respondió con el lanzamiento de 59 misiles de crucero Tomahawk contra la base siria de Shayrat, desde donde presuntamente partió el ataque aéreo con armas químicas.

"Rusia se había comprometido a asegurar que los arsenales químicos de Siria fueran destruidos. Pero no lo ha hecho y esto ha permitido el ataque", afirmó.

En su visita a Rusia, Tillerson presionará al Kremlin para que retire su apoyo a Damasco, mientras Moscú le pedirá explicaciones por el bombardeo contra Siria.

"EEUU demostró una completa falta de voluntad de cooperar en Siria y de tener en cuenta los intereses y las preocupaciones" de Rusia, dijo ayer Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, a la prensa local.

El ataque a la base siria fue un golpe bajo para el Kremlin, que no dudó en tacharlo de "agresión contra un aliado de Rusia" y de una flagrante violación del derecho internacional, al eludir a la ONU, como ocurriera en Iraq en 2003. Además, aseguró que el bombardeo supone un revés tanto para la lucha contra el terrorismo internacional como para el proceso de paz y el alto el fuego en el país árabe, cuyos garantes son Rusia, Turquía e Irán.

No obstante, el Kremlin se desligó ayer del supuesto comunicado emitido por el centro de mando conjunto de Rusia e Irán en Siria en el que amenazaban a EEUU con "responder con la fuerza" si cruza nuevas "líneas rojas".

Tillerson llega a Moscú con la agenda al completo, ya que, además de Siria, tenía pensado abordar con Lavrov la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses.

comunicaciones. Acompañado por su asesor de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, Trump telefoneó el domingo desde el Air Force One a los oficiales de mando de los destructores USS Porter y USS Ross, Andria Slough y Russell Caldwell, que participaron en el bombardeo a la base siria de Shayrat.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios