Trump estrena la "madre de todas las bombas" en Afganistán contra el EI

  • Estados Unidos lanza el más destructivo artefacto no nuclear contra un complejo subterráneo de los yihadistas

  • Hasta ahora sólo se había empleado en pruebas controladas

Un ejemplar de la bomba GBU-43 MOAB ('Massive Ordenance Air Blast') en la Base Aérea Eglin de Florida. Un ejemplar de la bomba GBU-43 MOAB ('Massive Ordenance Air Blast') en la Base Aérea Eglin de Florida.

Un ejemplar de la bomba GBU-43 MOAB ('Massive Ordenance Air Blast') en la Base Aérea Eglin de Florida. / Efe / departamento de Defensa de EEUU

Eeuu usó ayer por primera vez en un conflicto la mayor bomba no-nuclear, la llamada "madre de todas las bombas", al arrojarla contra un complejo de túneles del Estado Islámico (EI) en la provincia de Nangarhar (Afganistán), informó el Pentágono.

Por primera vez en la historia, Estados Unidos ha utilizado la bomba GBU-43 Massive Ordnance Air Blast (MOAB), un gigantesco proyectil de unas diez toneladas de peso, diseñado para destruir complejos de cuevas y túneles subterráneos.

EEUU asegura que tomó todas las precauciones para evitar víctimas civiles

La bomba es la más poderosa que existe sin utilizar combustible nuclear, y solo se había usado hasta la fecha en pruebas controladas.

El lanzamiento, normalmente llevado a cabo por un Hércules C130, fue revelado pocas horas después de tener lugar en el distrito de Achin a las 19:32 hora local (16:02 en la Península), una premura poco habitual en operaciones de este tipo.

La provincia de Nangarhar, en el este afgano y cerca de la frontera con Pakistán, es la remota región que la que los yihadistas del EI se han asentado para ampliar su presencia en la que llaman provincia de Jorasán (parte de su autoproclamado Califato).

"El bombardeo estaba diseñado para minimizar el riesgo para las fuerzas afganas estadounidenses que desarrollan operaciones sobre el terreno en esa zona, al tiempo que se maximiza la destrucción de combatientes e instalaciones del EI-Jorasán", explicó el Pentágono en un comunicado.

"Esta es la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el ritmo de la ofensiva contra el EI-Jorasán", explicó el general John W. Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, quien recordó que los yihadistas han estado trabajando en defensas subterráneas y búnkers.

Estados Unidos ha llevado a cabo operaciones antiterroristas en esa zona; en una de las últimas, el 8 de abril, falleció un miembro de las fuerzas especiales en combate cara a cara con los yihadistas.

El uso de la madre de todas las bombas, que mata con la imponente presión de aire que genera, indicaría que la zona estaba ampliamente ocupada por operativos e instalaciones del EI, sin evidente presencia civil.

El Pentágono aseguró ayer que "se tomaron las precauciones para evitar víctimas civiles", pese a que el proyectil, que es guiado al objetivo solo durante la caída, no es considerada de precisión.

Además, el uso de este proyectil es un mensaje de combate claro hacia el EI y sirve de muestra al mundo del poderío militar estadounidense.

Según CNN, el Pentágono ha enviado drones de reconocimiento y está utilizando satélites para cuantificar el daño y resultado del lanzamiento de la bomba.

Los talibanes afganos negaron ayer por su parte que estén recibiendo respaldo militar o logístico de Rusia, después de que en los últimos meses representantes del Gobierno afgano y de EE.UU. expresaran su preocupación por los contactos entre rusos e insurgentes.

"El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) rechaza de manera enérgica estas acusaciones. El Emirato Islámico no ha recibido ningún tipo de asistencia militar o logística de Rusia", aseguraron los insurgentes en un comunicado remitido a la prensa.

La declaración se produce después de que hace dos semanas el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, expresara su preocupación por la relación "vis a vis" entre Moscú y los talibanes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios