Trump incendia Oriente Próximo con Jerusalén

  • EEUU la reconoce como capital de Israel y ordena un plan para trasladar su Embajada

  • La comunidad internacional lo condena y teme las consecuencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió ayer el consenso internacional sobre Jerusalén al reconocerla como capital de Israel y ordenar que se traslade allí la embajada estadounidense, postura que disparó la tensión en la región y comprometió el papel de Washington como mediador de paz.

En un discurso desde la Casa Blanca, Trump convirtió a Estados Unidos en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, y trató de suavizar el golpe que eso supone para los palestinos al declarar, por primera vez, su apoyo a una solución de dos Estados.

La Casa Blanca suaviza el golpe al propugnar la solución de dos estados israelí y palestino

"He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel. Otros presidentes prometieron hacerlo en su campaña electoral, pero nunca lo cumplieron. Hoy, yo lo cumplo", afirmó Trump.

Trump ordenó al Departamento de Estado que inicie los planes de construcción de una Embajada en Jerusalén para trasladar allí la sede diplomática estadounidense en Israel, que ahora está en Tel Aviv; un proceso que, según la Casa Blanca, durará al menos tres o cuatro años.

"Cuando esté lista, nuestra nueva Embajada será un magnífico tributo a la paz", prometió Trump, poco antes de que su responsable de Exteriores, Rex Tillerson, confirmara en un comunicado que el Departamento de Estado comenzará "inmediatamente" el proceso.

Israel considera a Jerusalén su capital "eterna e indivisible", pero la comunidad internacional considera la parte oriental territorio ocupado, reclamado por los palestinos como la capital de su futuro Estado independiente.

Ningún país tiene actualmente su embajada en Jerusalén, porque, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

La ruptura de Trump con ese consenso le generó críticas de la Unión Europea (UE), Rusia, China y Turquía, entre otros, y tanto el Gobierno jordano como el presidente palestino, Mahmud Abbas, acusaron a Estados Unidos de violar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que en 1980 instó a retirar las embajadas de Jerusalén.

Trump quiso contener el impacto negativo de su decisión con dos afirmaciones.

La primera, una promesa de que su anuncio no impedirá que las fronteras definitivas de Jerusalén puedan definirse mediante negociaciones de paz entre las partes. "No estamos adoptando ninguna posición en ningún asunto sobre el estatus final (de las negociaciones), incluidas las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén, o la resolución de las fronteras disputadas. Esas cuestiones deben resolverlas las partes implicadas", matizó Trump.

El mandatario llamó "a todas las partes a mantener el statu quo en los lugares sagrados de Jerusalén, incluido el Monte del Templo" o Explanada de las Mezquitas, situado en la parte palestina.

En segundo lugar, Trump cambió la postura sobre el proceso de paz que había expresado en febrero, cuando dijo que podría aceptar una solución "de un Estado" al conflicto entre israelíes y palestinos. "Estados Unidos apoyará una solución de dos Estados si eso es lo que acuerdan las dos partes", garantizó ayer Trump.

La ONU, la Unión Europea y los principales países árabes rechazaron la decisión unilateral de Trump y expresaron su grave preocupación por las consecuencias de esta iniciativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios