Los países de Unasur exigen a Obama que explique el acuerdo con Colombia

  • Uribe se opone a exigir explicaciones al mandatario norteamericano · Las conversaciones se alargaron más de lo previsto y estuvieron rodeadas de una gran tensión propiciada por el presidente de Venezuela

Los gobernantes de América del Sur pidieron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que aclare su pacto militar con Colombia, que se opone a pedir explicaciones a Obama y reafirmó el uso de tropas extranjeras como acto soberano, en una tensa cumbre celebrada en Bariloche (sur argentino).

Brasil, Argentina, Ecuador y Perú fueron las naciones que pidieron con mayor ímpetu explicaciones sobre los alcances del acuerdo, aunque el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva pidió con fogosidad a su par colombiano, Álvaro Uribe, garantías sobre que las operaciones se limiten a su territorio.

"Respetamos la soberanía de cada país. Pero queremos resguardarnos, sería importante que en el tratado existan garantías jurídicas o un foro internacional para eso", dijo Lula en el Hotel Llao Llao, en otro capítulo de una crisis que sacude desde hace semanas a la región.

En una jornada fría y lluviosa en medio de los bellos paisajes de esta villa turística invernal, Rafael Correa, presidente de Ecuador yde la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), presentó la moción de pedir explicaciones a Obama y al Pentágono en una nueva cumbre.

Obama había desestimado una invitación de Lula de asistir al encuentro al señalarle que hablará con él en la inminente cumbre del G-20 en Pittsburg, pero la Casa Blanca envió en la última semana un enviado para transmitir mensajes tranquilizadores en Brasil, Argentina y Uruguay.

El diálogo a puerta abierta para la TV se prolongó durante más de cinco horas, en las cuales Ecuador, Venezuela y Bolivia mantuvieron su postura más radical de franco rechazo a la presencia militar norteamericana.

Pero gobiernos más moderados, como Chile, Paraguay y Perú también dejaron en claro que se necesita transparencia en los asuntos de seguridad, en momentos en que Colombia abre siete de sus bases a tropas estadounidenses, cuando el gasto de defensa regional superó los 50.000 millones de dólares anuales.

"Pienso que es una buena oportunidad de poner las cartas sobre la mesa y decir de qué trata este acuerdo con Estados Unidos, de qué bases o apoyo estamos hablando, qué presencia es ésa. Y en todo lo que diga le creeré al presidente Uribe", dijo el presidente de Perú, Alan García.

Uribe estuvo naturalmente en el ojo del huracán y en una de sus numerosas intervenciones dijo que "el acceso de Estados Unidos para ayudar a Colombia en la lucha contra el narcoterrorismo se hace sin renunciar a la soberanía sobre ni un milímetro de nuestro territorio".

Un primer indicio de consenso lo había dado en la apertura de las sesiones, custodiadas por más de un millar de policías y soldados, la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, al exhortar a fijar una doctrina común frente a la instalación de bases de un país ajeno a la región. "Creo que deberíamos fijar una doctrina de la Unasur en materia de ubicación de fuezas extraterritoriales en distintos países", sostuvo Kirchner.

La ola de preocupación vino también acompañada por las estadísticas sobre gastos militares en la región, en la que Brasil compra en Francia submarinos -uno de ellos nuclear- y renueva su flota de aviones caza, mientras que Colombia recibe la mayor ayuda militar de Estados Unidos después de Israel y Egipto. Bolivia, pese a estar golpeada por la pobreza, invierte 100 millones de dólares en su seguridad y Venezuela ha gastado 4.400 millones de dólares en aviones, helicópteros y fusiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios